Fútbol

La cantera, llave para la armonía del Getafe

Getafe (Madrid), 26 mar (EFE).- La convulsa temporada del Getafe en los despachos ha influido en los sobresaltos del club madrileño sobre el césped, que han influido para que el cuadro madrileño esté a cuatro puntos del descenso a falta de diez jornadas para el final de la Liga BBVA.

Meses después del inicio de la competición, por diversas causas, la plantilla se ha quedado corta. Y, con una necesidad imperiosa de puntos, la cantera será la llave para la armonía de un equipo necesitado de alegrías.

Sin contar a los tres porteros del club (Jordi Codina, Jona y Vicente Guaita) y los lesionados de larga duración Karim Yoda y Ángel Lafita, el entrenador Pablo Franco solo puede contar con quince jugadores de campo para lo que resta de curso.

Cualquier baja puede suponer un gran contratiempo para el técnico madrileño, que acaba de recuperar al defensa Alexis Ruano de una lesión muscular y a poco más de una semana para el siguiente encuentro, Roberto Lago y Juan Valera están entre algodones.

Aunque aún tienen tiempo para recuperarse para el duelo clave por el descenso que disputará el Getafe ante del Deportivo, su posible ausencia no es nada halagüeña para un equipo que durante muchos tramos de la temporada, y ahora más que nunca, mira de reojo a la cantera.

De hecho, Pablo Franco conoce muy bien a todos los jugadores que tiene en el filial. Tal vez, casi mejor que nadie en todo el cuerpo técnico, ya que antes de ocupar el cargo que dejó Quique Sánchez Flores, era el entrenador del Getafe B.

Cuando tuvo que ascender al primer equipo, el filial azulón marchaba cerca de los puestos de ascenso a Segunda División en el grupo II de la tercera categoría del fútbol español. Franco dirigió con acierto a un grupo de chavales que desde hace tiempo completan los entrenamientos de los mayores.

Nombres como los de Edu Payá, Pere Milla, Pedro Astray, Alex Felip, Iván López "Ivi", Emiliano Buendia "Emi" y Carlos Vigaray, ya son habituales en las sesiones de trabajo diarias del Getafe. También aparecen en las listas de convocados y casi todos han debutado con el Getafe.

Dentro del club ya consideran que alguno es del primer equipo a todos los efectos. Por ejemplo, Carlos Vigaray, que fue titular la pasada jornada en el estadio Vicente Calderón. Ocupó el lateral derecho de la defensa y cumplió. Pero no era su primera vez. Ya sabe lo que es enfrentarse a clubes de entidad. Lo hizo ante el Real Madrid en la primera vuelta. Es un valor seguro para Franco.

También han debutado Emiliano Buendia, Pedro Astray, Ivi y Alex Felip. Nunca han desentonado. No han brillado, pero son jugadores solventes para arreglar emergencias en un club necesitado. Además, apoyan a su entrenador.

"Estamos con Pablo a muerte. Mayo es difícil, pero ahora estamos los que estamos y el entrenador, que es Pablo Franco. Tenemos que luchar hasta el final. Pablo es igual arriba que abajo. Lo tuvimos en el filial, es buen entrenador, trabaja muy bien tácticamente y los jugadores confiamos en él plenamente", dijo Vigaray en rueda de prensa el pasado martes.

Franco cuenta con el apoyo de sus chavales en tiempos difíciles para un club que ha vivido un año muy complicado. Casos como los de Pedro León, Derek Boateng -el club tendrá que indemnizarle con más de setecientos mil euros-, las nóminas que se le adeudan a algunos jugadores, las cuentas pendientes con Hacienda o la denuncia a Quique Flores, son algunas de las situaciones complicadas con las que ha tenido que lidiar el presidente Ángel Torres.

También han salido jugadores como Míchel Herrero o Jorge Sammir, necesarios para hacer caja. Sin embargo, no pudieron ser sustituidos por las deudas del club. Jugadores como Fernando Aristeguieta o Juan Cala se entrenaron y se fueron a otros equipos sin poder firmar por esa causa.

Ahora, apenas quedan diez partidos para que culmine la Liga. Con escasez de jugadores, los canteranos serán la llave para que el cuadro madrileño mantenga el equilibrio hasta el final.

Hoy, dos se entrenaron con el primer equipo. Vigaray y Astray trabajaron con normalidad junto a Alexis, que completó sin problemas un partidillo contra los juveniles. Roberto Lago y Valera siguen trabajando al margen y Franco es consciente de que sus cachorros del filial serán clave para el futuro.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin