Fútbol

La debacle de la cantera del Barça: así ha hundido la sanción de la FIFA las bases de La Masía

Josep María Bartomeu, en una comparecencia reciente | Imagen: EFE

La sanción de la FIFA al FC Barcelona ha tenido más repercusiones que el hecho de no poder fichar durante un año entero. La cantera culé ha sido la más afectada, en una situación que ha afectado a todos los estamentos de la entidad.

En un año particularmente difícil, en el que el máximo representante de las categorías inferiores, el Barcelona B, coquetea con el descenso a Segunda división B, los escalafones inferiores del club azulgrana se han visto además gravemente lastrados.

Son numerosos los jugadores que no están pudiendo jugar con sus equipos, debido a la decisión de la FIFA, lo que está suponiendo un importante perjuicio para el Barcelona. Algunos, incluso, se están marchando del club.

Así, el caso más extremo es el del japonés Takefusa Kubo, que con sólo 13 años vio truncada su proyección hasta tal punto que, después de un año sin jugar, se ha visto obligado a regresar a su país para poder seguir persiguiendo su sueño de ser futbolista. El Barça le fichó con apenas siete años, y ahora debe dejar la Ciudad Condal.

Lo mismo hizo Bobby Adekanye, extremo neerlandés de 16 años, que regresó al PSV Eindhoven, equipo del que llegó a Can Barça. Cierto es que, en su caso, el jugador sigue perteneciendo al Barcelona, y se encuentra en el club de la Philips como cedido, por lo que en condiciones normales volverá cuando finalice la sanción de la FIFA.

Más incertidumbre hay sobre Kais Ruiz, jugador francés de apenas 12 años sobre el cual el presidente llegó a tirar la toalla y asegurar que regresaría al país vecino. El PSG sería su destino según unas informaciones que hasta la fecha no están confirmadas. El problema con él es grande, toda vez que no podría jugar con el Barça hasta cumplir los 16 años, en el verano de 2018.

También hasta 2018 deberá esperar el estadounidense Ben Lederman, que lleva ya un año sin jugar. Al ser extracomunitario debe esperar hasta cumplir la mayoría de edad, y aún tiene apenas 15 años, por lo que es el caso que con mayor complicación se ve en los despachos culés. Y algo similar pasa con Patrice Sousia, camerunés, un año mayor, que tendrá que estar parado hasta 2017 si no se encuentra una alternativa que le permita continuar con su progresión.

Más cercana se ve la luz al final del túnel para los coreanos Lee Seung Woo, Jang Gyeolhee y Seung Ho Paik, tres de los jugadores con los que se originó el conflicto legal. Los dos primeros están a aproximadamente un año de la mayoría de edad y el último ya la ha alcanzado, por lo que únicamente deberán esperar al final de la sanción para regresar a los terrenos de juego, algo que ya ha hecho Theo Chandri, francés, que regresó al cumplir los 16 años después de un tiempo parado.

En total, casi una decena de casos en los cuales los jugadores más prometedores de La Masía han visto gravemente afectada su progresión. Y esto sumado a la dudosa integración de los grandes fichajes del Barcelona B (como el caso de Halilovic, que recientemente estuvo muy cerca de agredir a su propio entrenador) generan incertidumbre en la que hasta hace poco era la cantera a la que todos miraban como espejo en el planeta fútbol.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin