Fútbol

El agente de Bale lleva razón: sus compañeros en el Real Madrid no se la dan

Bale se lamenta tras una ocasión perdida. Imagen: Reuters

Jonathan Barnett es el agente de Gareth Bale y ayer levantó cierta sensación de malestar en las oficinas del Santiago Bernabéu. Tras el empate del Real Madrid contra el Valencia (2-2), Barnett cargó directamente contra los compañeros de su representados por ser los causantes de la mala racha del galés. "No le pasan la pelota", dijo. La estadística le da, en parte, la razón. Del tridente ofensivo blanco, la conocida como BBC, el '11' es el que menos balones recibe.

Los cuatro mediocampistas blancos que más minutos han jugado este curso, a saber, Kroos, Modric, Isco y James, no le tienen tanto en cuenta como hacen con Benzema y Cristiano. Así, de los 867 pases en total que han dado en lo que llevamos de curso, 410 (casi la mitad) han sido para CR7, 246 para Benzema y 211 para Bale.

La media de pases que recibe Bale por encuentro es de 34,6 por partido, una posición baja con respecto al resto de futbolistas blancos que, además, se ha hundido frente a la Juventus y el Valencia. En ambos partidos el galés recibió una media de apenas 25 pases, esto es, casi 10 menos que en otros partidos. De hecho, frente a la Juve, en Turín, tocó menos veces la pelota que Casillas.

¿Significan estos guarismos que los mediocampistas blancos tienen manía a Bale? La respuesta es complicada de ofrecer, pero un dato puede aportar algo de luz. El mejor amigo que tiene Bale en el equipo, Modric. Pues bien, de los tres delanteros, el jugador al que más veces ha mandado la bola el croata ha sido precisamente a Bale, con seis pases por delante de los que le da a CR7 y 32 más que a Benzema.

Otro dato que puede explicar el origen de esta 'sequía' de solidaridad en torno al galés son sus números en el juego colectivo. Bale es el 12º jugador de la plantilla en cuanto a número de recuperaciones por partido, con sólo 55 'robos' en lo que llevamos de curso.

Por delante de él, futbolistas como James (125), Modric (92 pese a llevar buena parte de la temporada lesionad) o Isco (166). Ante tan escasa participación en este tipo de acciones, puede resultar lógico que el jugador esté menos en contacto con el juego blanco y, por lo tanto, que tenga menos balones que sus compañeros de ataque.

Otra explicación podría estar vinculada con el 'egoísmo' que ha mostrado Bale en momentos puntuales de la temporada, cuando se ha jugado ciertos esféricos que podrían haber sido cedido a sus compañeros con mucho mejor resultado que el que finalmente salió de sus botas.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin