Buscar

El Real Madrid Castilla imita la caída de Carlo Ancelotti

27/05/2015 - 18:55
Odegaard, en su debut con el Real Madrid Castilla. Imagen: EFE.

El pasado fin de semana comenzaban los partidos de la fase de ascenso a la Liga Adelante. En esta fase no estaba clasificado el Real Madrid Castilla, que dejó en agua de borrajas su gran remontada a mitad de curso para morir en la orilla y quedarse sin el premio de jugarse el ascenso. El primer año de Zinedine Zidane, irrelevante en la elección de nuevo entrenador del primer equipo, no ha cumplido con las expectativas.

Y es que al Castilla le ha pasado algo parecido a lo ocurrido al equipo de Ancelotti, ya de vacaciones forzadas. Tras un comienzo muy negativo (a finales de septiembre, solo había tres equipos peores que el de Zidane contando los 80 equipos de los cuatro grupos de Segunda B), remontó el vuelo cosechando una espectacular racha de 20 partidos en los que solo se dejó una derrota.

Pero a finales de febrero se fue al traste: desde el 28 de ese mes, el filial solo ganó el 25% de los partidos y sumó hasta seis derrotas. Es decir, desde ese fin de semana, perdió uno de cada dos encuentros. Al igual que el primer equipo, se deshinchó en el tramo final y más importante. El resultado fue un sexto lugar que le dejó fuera del objetivo: luchar por el ascenso.

Si se tienen en cuenta las expectativas depositadas en este Real Madrid Castilla a principio de temporada se puede hablar de una temporada que ha rozado el fracaso. No solo en la tabla, sino en otros aspectos que se alejan algo del césped.

El caso de Martin Odegaard fue el exponente más claro de que algo no marchaba bien en el Castilla. La inclusión del noruego casi con calzador y sus privilegios (muchos de ellos soñados por todo canterano) a nivel económico y futbolístico, entrenando con el primer equipo, generaron una situación de cierto disgusto entre los jugadores. El capitán llegó a quejarse a través de Twitter y se frenó en seco la progresión de Medrán (una lesión cerró su año), que ya había hecho su primera aparición con Ancelotti.

En paralelo a esto, la gestión de recursos no fue la más efectiva, y el máximo refuerzo (en cuanto al dinero invertido) del equipo, solo jugó 412 minutos en toda la temporada. Se trata del delantero Eero Markanen, por el que se desembolsó 2,2 millones de euros y que estuvo las últimas 18 jornadas de Liga inédito.

Un cúmulo de factores que explica la serie de bandazos que ha dado un equipo que ha pasado por demasiados picos y depresiones. No es de extrañar que una de las peticiones de Rafa Benítez para llegar al banquillo blanco haya sido la de organizar con sentido la cantera y dotarla de la eficacia suficiente para que vuelva a ser importante. Hay mucha tarea en La Fábrica.

Comentarios 0