Fútbol

Luis Enrique, enfadado con los problemas defensivos del Barcelona

Vermaelen y Piqué disputan el balón en el partido de ayer. Imagen: EFE

Luis Enrique sigue con su banco de pruebas en plena pretemporada, a una semana vista de que el equipo blaugrana dispute el primer título oficial de la temporada, la Supercopa de Europa en Tbilisi contra el Sevilla. Los azulgrana persiguen reeditar el 'Sextete' del año 2009, pero acumulan dos derrotas en pretemporada, y varios problemas por solucionar.

Tras la derrota contra la Fiorentina, el técnico asturiano se quejó amargamente de la facilidad con que al equipo azulgrana le remataban en su área. "No podemos permitir que los rivales nos rematen solos en el área. Es uno de nuestros objetivos prioritarios en defensa", declaró Luis Enrique después de la derrota en el Artemio Franchi contra la Fiorentina.

Los errores defensivos cometidos contra el Manchester United, el Chelsea y la 'Fiore', con los dos goles de Bernardeschi antes del primer cuarto de hora de juego, evidencian que los culés sufren sin dos de sus piezas defensivas más valiosas, Dani Alves y Javier Mascherano.

Ambos, ausentes en la gira americana y en Italia por su participación en la Copa América 2015 en Chile, ya han regresado a los entrenamientos tras sus vacaciones, pero no será hasta esta semana cuando ambos vuelvan a entrenar con sus compañeros. El Barcelona ha echado de menos la seguridad defensiva de ambos, en una gira donde ha encajado ocho goles en cuatro encuentros.

Improvisación en el lateral derecho

La lesión de Douglas para ocho semanas y la imposibilidad de que los fichajes se incorporen hasta el mes de enero hace que ni Áleix Vidal ni Arda Turan tengan posibilidades de contar con minutos y entrar en las probaturas del técnico blaugrana.

Sergi Roberto ha sido el improvisado lateral derecho durante estos partidos de pretemporada sin el ex del Sao Paulo, y aunque Luis Enrique asegura sentirse "satisfecho" con el rendimiento del canterano, lo cierto es que el mediocentro es más un parche que una solución definitiva para tapar problemas en el lateral derecho hasta que Áleix Vidal pueda jugar.

'Quebraderos' de cabeza

Si la solidez defensiva y la escasa cantidad de goles encajados la temporada pasada fue una de las señas de identidad del 'tricampeón', en esta pretemporada no se ha podido ver ese mismo rendimiento defensivo. En parte por el momento de la temporada en el que se encuentran, y en parte por errores defensivos, los azulgrana han encajado ocho goles.

Cuatro de los ocho goles han sido con la cabeza, lo que agrava la situación. Aunque no es una novedad, porque la altura de los futbolistas culés no es una de las fortalezas del equipo y porque ya ha sido un problema recurrente en las últimas temporadas; parecía que con el trabajo de Juan Carlos Unzué, segundo técnico del FC Barcelona, se habían solucionado sus problemas defensivos aéreos.

Los cuatro goles encajados de cabeza, obra de Meyer (Los Ángeles Galaxy), Rooney (Manchester United), Gary Cahill (Chelsea) y Bernardeschi (Fiorentina), manifiestan problemas a la hora de defender las incorporaciones de segunda línea y las jugadas a balón parado de los rivales, en un equipo que la temporada pasada fue una muralla para los rivales, con solo 19 goles encajados en toda la liga.

Falta de efectividad

El asturiano también se quejó amargamente de que los suyos crearan oportunidades de gol, pero no las aprovecharan. La ausencia de dos de los grandes referentes atacantes blaugranas, Leo Messi y Neymar Junior, parece notarse. Luis Suárez ha cumplido con tres goles en cuatro encuentros, pero no encuentra quién le acompañe a la hora de hacer gol. Más allá del uruguayo, sólo Sergi Roberto, Rafinha, Sandro han visto puerta en esta pretemporada. Además, Iniesta se tuvo que retirar con problemas físicos, pero no parece que tenga una lesión de gravedad.

La más que posible marcha de Pedro rumbo al Manchester United, la ausencia de Arda Turan hasta el mes de enero, y la evidente distancia entre el tridente ofensivo sudamericano y los suplentes Munir El Haddadi y Sandro Ramírez hacen que el rendimiento ofensivo blaugrana baje sin cualquiera de las tres grandes referencias ofensivas del conjunto barcelonista. Problemas que Luis Enrique debe solucionar a ocho días de la final de la Supercopa de Europa, donde se medirá a un renovado Sevilla de Unai Emery.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin