Fútbol

Una trampa para lastrar al Barça en el inicio de temporada

Luis Enrique celebró la Liga en el Calderón. Imagen: Reuters

El FC Barcelona se entrena en cuadro por culpa de la evasión de sus internacionales. Hasta 14 futbolistas a las órdenes de Luis Enrique están con sus respectivas selecciones. Una 'huida' forzada que casi nunca ha sentado bien a los culés. En las últimas temporadas el Virus FIFA se ha cebado más con los culés que con el Real Madrid, el otro gran afectado por este 'síndrome'. Si a ello le unimos que el Barça volverá de este parón jugando contra el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón, el resultado es una 'trampa' ideal para lastrar al equipo culé en el inicio de campeonato.

Quizá el propio Luis Enrique sea la mayor garantía de que la prueba será superada. El curso pasado el asturiano solventó con relativa facilidad este tipo de obstáculos. Tras el primer parón ganó 2-0 al Athletic, luego, en el segundo, 3-0 al Eibar y más tarde, 5-1 al Sevilla. En el último parón de Liga fue en el que más sufrió, cuando le costó ganar al Celta de Vigo. Mathieu deshizo el empate con un gol en jugada a balón parado.

Menos suerte tuvo el 'Tata' Martino en la 2013-2014. Con el argentino al frente del equipo culé se sufrió más. Así, por ejemplo, se sufrió para vencer 2-3 al Sevilla en la primer parada, y se empató a 0-0 en la segunda. Tres días después de este resultado en el Sadar el Milan también le sacó un empate en Champions. En el tercer y cuarto parón del curso las cosas fueron mejor, con dos triunfos 4-0 y 4-1 a Granada y Almería respectivamente.

En la 2012-2013, Tito Vilanova y Jordi Roura tuvieron menos suerte para gestionar estos parones. En el primero vencieron 1-4 al Getafe, pero tres días después apenas pudieron tumbar 3-2 al Spartak de Moscú. En el segundo frenazo de competición también sufrieron para ganar al Deportivo por 4-5 y cayeron ante el Celtic en Glasglow por 2-1. Tras el tercer y definitivo parón el Barça empató a dos primero ante el Celta y luego contra el PSG.

Son avisos que en el Camp Nou tienen muy en cuenta para preparar el siempre difícil coso de un Vicente Calderón donde sentenciaron la Liga el curso pasado y al que llegarán más cortos de plantilla que nunca. Las salidas de este verano y la imposibilidad de fichar jugadores ha hecho que el Barça posea hasta enero un once de lujo con un banquillo limitado.

Será complicado, pues, realizar rotaciones que, además, no le han dado muy buenos resultados al preparador culé. La última vez que se atrevió a sentar a sus estrellas, en Anoeta frente a la Real Sociedad, el resultado final fue una derrota que le valió un 'cisma' con Leo Messi y su casi destitución.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin