Fútbol

Benzema y Keylor Navas sostienen al Real Madrid para ganar al Athletic y alcanzar el liderato de la Liga

El Real Madrid acabó con la cara empapada al final del partido contra el Athletic, y no fue por la lluvia que cayó en Bilbao, sino por el sudor que le costó la victoria ante los de Valverde. En San Mamés, el equipo blanco se sostuvo en Benzema y en Keylor Navas (uno en cada área) para sacar tres puntos merecidos, complicados y trabajados que le elevan al liderato de la Liga BBVA tras el batacazo del Barcelona en Vigo.

El equipo blanco no mostró una versión ni mucho menos excelsa, pero sí tuvo autoridad y personalidad para contrarrestar la intensidad del Athletic con una buena salida de balón en el primer tramo y de la mano de un Karim Benzema en estado de gracia. El galo suma ya cinco partidos seguidos marcando, y sigue respondiendo a Benitez choque tras choque: tras la apariencia de mago sin sangre, a veces asoma un killer.

Tomando como referencia el partido del Granada, el Athletic presionó bien arriba al Real Madrid, que tuvo que realizar un ejercicio combinado de precisión y rapidez en los toques para traspasar la primera línea bilbaína, casi en las narices de Pepe y Varane. La incomodidad fue solo aparente, puesto que con un muy buen Modric, los blancos escaparon de las emboscadas locales. De esta manera, las ocasiones fueron llegando.

Un centro de Marcelo que Benzema le arrebató a Isco y dos disparos del francés que pegaron un defensa fueron los primeros avisos. Casi sin tiempo para respirar, el Athletic tuvo la réplica con una internada de Sabin que Carvajal cortó por los pelos. Y entonces, los leones se cazaron a sí mismos, concretamente por medio de San José. El '6' sufrió un cruce de cables inaudito y al recibir de Iraizoz dentro del área, le regaló la pelota a Benzema, que antes de empujar a la red preguntó si había cámara oculta.

El golpe fue tremendo para un Athletic que si bien había fracasado de forma parcial en la presión, estaba muy vivo en el partido a base de intensidad. Los siguientes minutos fueron un vendaval del Real Madrid, que se hartó de hallar espacios a la espalda del doble pivote y tuvo muchas ocasiones claras. Benzema no llegó por un pelo a hacer el 0-2, Cristiano quemó los guantes de Iraizoz y Kroos no encontró la escuadra por centímetros. Fue el mejor tramo de los de Benítez, que pudieron hacer sangre y no lo hicieron. No tardarían demasiado en arrepentirse.

Pero antes Kovacic probó los reflejos de Iraizoz en dos ocasiones dentro del área, dejando dos paradas de muchísimo mérito. En paralelo, Keylor Navas hizo lo propio con Aduriz, que le obligó a volar sin motor para detener un cabezazo marca de la casa. Antes del descanso, el '20' tuvo tiempo de meter el miedo en el cuerpo con un toque de tacón que llevaba dibujada una asistencia de gol a Raúl García. Así se llegó al descanso.

En la segunda parte, una sensación que empezaba a transmitirse de boca en boca se hizo más visible: mejoraba el Athletic. A su manera, por avasallamiento, los de Valverde frecuentaron la zona de tres cuartos y violaron el espacio aéreo de Keylor Navas con todo tipo de centros, especialmente desde la banda derecha de De Marcos y Susaeta.

Aduriz tomó el mando de las operaciones de ataque, y se presentó ante Keylor varias veces seguidas: con un disparo desde fuera del área, con una volea que pegó en Pepe, frenado en el último segundo por Varane cuando se disponía a fusilar a corta distancia...y al final, la cosa fue de los extremos: Susaeta brindó un centro excepcional de lado a lado para que en el pico derecho del área Sabin Merino cabecease cruzado a placer. El gol, a pesar de lo visto en el campo en la primera parte, no negaba cierta justicia: el Athletic llevaba ya un buen puñado de minutos opositando a ello.

Se relamía el Athletic pensando en una posible intentona de remontada total, pero cuando aún reflexionaba sobre ello se pegó otro tiro en el pie: Balenziaga olvidó que Isco estaba detrás suya y Modric, una brújula andante, puso un pase milimetrado para que el andaluz avanzase por la izquierda y tuviese tiempo para decidir dónde colocar el balón: justo al pie de Karim Benzema, que solo tuvo que empujarla para hacer el 1-2 y sofocar la rebelión.

Tras un nuevo puñetazo en el mentón, el Athletic todavía tuvo tiempo para protestar. Fue de nuevo Aduriz, y tuvo el mismo muro enfrente: un Keylor Navas que se quedó sin batir a Miguel Ángel pero le hizo la vida imposible al '20'. El último estertor de los bilbaínos se marchó con un cabezazo de Sabin que hizo flotar al costarricense, de nuevo salvador y juez final del partido.

Con el corazón por encima del nivel habitual de pulsaciones, el Real Madrid salió vivo y líder de San Mamés. Está en fase de construcción, pero se marchó con los tres puntos de un campo que fue un dolor de muelas el pasado curso. Sin nadie por encima en la tabla, los blancos sonríen. Y con razón.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

enserio
A Favor
En Contra

Tres puntos y liderato.El equipo está en buen camino. Pero hoy un gol ha sido regalado. Falta más solidez en el centro dónde Isco sigue perdiendo oportunidades. Sin Modric sería un kaos.

Puntuación -3
#1
MADRILISTA
A Favor
En Contra

Hoy un gol regalado por la defensa, la semana pasada un gol injustamente anulado al Granada REGALADO POR EL LINIER, esto marcha, Real Madrid CAMPEÓN

Puntuación 3
#2
PAULINO
A Favor
En Contra

En Europa nos pitan a favor penaltis que no son. Esto va bien

Puntuación 3
#3