Fútbol

La ausencia de Messi y la revolución de Luis Enrique

Luis Enrique, da órdenes ante las Palmas. Imagen: EFE

Leo Messi no jugará en el Barça las próximas 7-8 semanas. Su problemas de rodilla dejan a los blaugrana sin su referencia durante un prolongado periodo de tiempo justo en un momento delicado: no se pueden hacer fichajes, Rafinha estará fuera toda la temporada, Xavi y Pedro se han marchado y el filial se desmontó este verano después de su descenso a Segunda B. ¿Qué hacer? A Luis Enrique le quedan pocas alternativas. Una es la de usar a Iniesta en el puesto del '10', aunque eso suponga quedarse sin referencias para la medular en el banquillo. La otra es acometer una 'revolución' táctica que borre de la pizarra culé el 4-3-3 para jugar con un 4-4-2 o con un 4-2-3-1.

En ambos casos una figura emerge como hombre clave. Javier Mascherano debería adelantar su posición para jugar en el doble pivote con Sergio Busquets. Ambos ejercerían de medioscentros en una dupla que ya han visto en los últimos meses en el Camp Nou, aunque jamás de forma continuada, sino como alternativa puntual o solución a partidos complicados.

Cuando uno y otro han jugado en esa doble manija, el Barça se ha visto reforzado en una tarea defensiva que este año aparece más debilitada que nunca. Es por ello que esta alternativa gana peso como una solución a la baja de Messi siempre y cuando Iniesta no sea el que le sustituya directamente en el extremo izquierdo.

Si finalmente Luis Enrique apostase por el 4-4-2, el propio Iniesta y Rakitic ocuparían los costados. El croata se podría insertar también en la medular junto a Busquets, lo que podría abrirle hueco a Sergi Roberto en la banda, un lugar en el que también se siente cómodo Adriano.

De esta forma, Luis Enrique mantendría en el once a sus dos referencias ofensivas, Neymar y Suárez, sin para ello tener que debilitar el mediocampo. Lo que parece claro es que el asturiano no dará entrada a Munir o Sandro, en los que hace tiempo que perdió la confianza por su bajo rendimiento.

Si el sistema elegido fuese el 4-2-3-1, Lucho podría usar a Neymar de enganche o tirarlo a los costados en la línea de tres mediocampistas justo detrás de Luis Enrique.

Este dibujo también permitiría dar descanso a uno y otro (a Neymar o a Luis Suárez) e incluso dar minutos a los antes citados Munir y Sandro en una posición, la de mediapunta volcado a la banda, que ya probó ante el Levante en Liga.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin