Fútbol

El Valencia tratará de resolver su crisis con dos altas y dos bajas

Valencia, 5 feb (EFE).- El Valencia afrontará las urgencias del momento y la necesidad de resolver su crisis deportiva con las dos altas y las dos bajas con las que ha remodelado su plantilla de cara al final de una campaña muy adversa en la que el equipo mostró su peor imagen con la derrota por 7-0 ante el Barcelona en el Camp Nou.

A pesar de que el técnico, Gary Neville, siempre insistió en que la plantilla no necesitaba retoques, el club, al que hace menos de un mes llegó Jesús García Pitarch como director deportivo, ha prescindido de los argentinos Lucas Orban y Rodrigo de Paul y ha fichado al brasileño Guilherme Siquiera y al ruso Denis Cheryshev.

Orban y De Paul se han marchado hasta el 30 de junio, al Levante y al Racing de Avellaneda, respectivamente, mientras que Siquiera ha llegado del Atlético de Madrid para estar año y medio en el Valencia y Cheryshev del Real Madrid para lo que resta de temporada.

En estos momentos el Valencia atraviesa una situación muy comprometida con once partidos de Liga sin ganar, una eliminación ya decidida en la Copa del Rey y un camino por delante en la Liga Europa a partir de su eliminatoria ante el Rapid de Viena que para algunos es una oportunidad y para otros un problema.

Con las urgencias que amordazan al equipo, la continuidad en el segundo torneo continental podría limitar su capacidad de recuperación en la Liga, aunque para otros es el único camino que queda para resolver una campaña que empezó con la mente puesta en la Liga de Campeones y que ahora la tiene en evitar el descenso.

Actualmente, mientras las posiciones de Liga de Campeones están a diecinueve puntos y las de Liga Europa a diez, el descenso se encuentra a tan solo cinco.

Para tratar de evitar el naufragio, el primer objetivo es ganar el domingo ante el Betis, un rival al que no ha vencido en Sevilla en sus tres últimos visitas, y al que se mide tres meses después de su último triunfo liguero, conseguido en Vigo ante el Celta por 1-5 el 7 de noviembre, todavía con Nuno Espirito Santo en el banquillo.

Neville, que a pesar de haber llevado al equipo a la semifinal de Copa del Rey, no conoce la victoria en Liga, cuenta con un grupo de veinticuatro jugadores para sacar a flote un proyecto que hace aguas, a los que se han unido ocasionalmente canteranos como Zahibo o Fran Villalba.

En la meta, ha confiado en el australiano Matt Ryan, el portero que ha rendido aceptablemente a pesar de ser el que recibió el miércoles los siete goles en el Camp Nou. Tras recuperarse de su dolencia, el guardameta ha vuelto a la titularidad tras una etapa en la que Jaume Doménech rindió a buen nivel.

Mientras tanto, Diego Alves, el titular del pasado año, ultima la recuperación de una largo lesión.

De los veintidós jugadores restantes, dos acaban de llegar, Siqueira como permuta directa en el lateral izquierdo para Orban y Cheryshev, un jugador más ofensivo que De Paul, que ha firmado en un momento en el que Paco Alcácer, la referencia ofensiva del Valencia, está lesionados.

Ambos debutaron en el Camp Nou en un partido que difícilmente olvidarán y ahora deberán apoyar un proyecto en el que la situación física de la plantilla ofrece algunas lagunas, ya que, además de Alcácer, también está lesionado Javi Fuego, mientras que Enzo Pérez podría volver en Sevilla a pesar de su fractura en el pómulo.

El mal momento de forma de algunos jugadores, las carencias defensivas, la falta de creación en el centro del campo y el bajo rendimiento ofensivo son algunos de los problemas futbolísticos del equipo, que se resumen en la falta de un patrón de juego, un problema que se dio con Nuno y continúa con Neville.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin