Fútbol

Piti cumple su sueño de volver a jugar en Vallecas con el Rayo

Madrid, 6 feb (EFE).- El 6 de febrero de 2016 quedará grabado para siempre en la memoria de Francisco Medina, 'Piti', auténtico ídolo para la afición del Rayo, y que este sábado, frente a la UD Las Palmas, ha revivido el sueño que tuvo "mil veces" durante los últimos dos años y medio en los que militó en el Granada.

"He pensado mil veces en volver a Vallecas. Se queda muy corta la palabra felicidad por estar aquí. Deseaba volver a casa para disfrutar y qué mejor que volver y vestir la misma camiseta que me puse muchos años", dijo Piti hace unos días, durante su presentación como nuevo futbolista del Rayo.

Ese sueño que tantas veces tuvo Piti se cumplió contra Las Palmas y su final no pudo ser mejor. Su equipo ganó 2-0, disputó treinta y cuatro minutos y desde el inicio la afición le mostró el cariño que le profesa con aplausos y cánticos.

El futbolista respondió con su actuación sobre el césped, se colocó en el extremo derecho en sustitución de Pablo Hernández y durante el tiempo que jugó buscó el balón y se ofreció para intentar aportar en ataque.

Piti, protagonista destacado en la historia reciente del Rayo, llegó a Vallecas en mayo de 2007, cuando el equipo penaba en Segunda B. Con el conjunto madrileño logró un ascenso a Segunda (2008), el ansiado regreso a Primera (2011) y un histórico octavo puesto en el último campeonato de Liga (2013).

En junio de 2013, tras el partido contra el Athletic Club de Bilbao, Piti dejó entrever su marcha del club de sus amores debido a una oferta económica muy difícil de rechazar que le hizo el Granada.

"Llevo mucho tiempo aquí y son decisiones difíciles, pero es la realidad. Han sido muchas cosas y a veces es bueno cambiar de aires. Es mi club, el que me ha dado la oportunidad de estar en Primera División y al que le debo muchísimo", dijo Piti al salir del estadio de Vallecas, en unas palabras que sonaban a despedida.

La marcha de Piti puso fin a siete temporadas en el Rayo, en las que jugó 70 partidos en Primera, 106 en Segunda y 28 en Segunda B, con un total de 52 goles.

Con el Granada, Piti regresó a Vallecas en tres ocasiones, en todas jugó como titular, y solo en una pudo celebrar una victoria, en la campaña 2013/2014, cuando ganaron 0-2 con tantos de Fran Rico y Riki.

Aquel partido fue especial para Piti por el componente sentimental y también porque la afición rayista reconoció su aportación al club con una sonora ovación cuando fue sustituido y después, cuando ya no quedaban jugadores en el terreno de juego al término del choque, fue reclamado por los aficionados del fondo y salió a saludar en chándal.

Dos años y medio después de su salida, Piti, que apenas contaba en el Granada para José Ramón Sandoval, con el que mantenía una relación muy mala, decidió que era hora de regresar al Rayo para volver a sentirse futbolista y ayudar a lograr la permanencia.

Un solo entrenamiento le bastó a Paco Jémez para ver las ganas de Piti y convocarlo para medirse en Riazor al Deportivo, en un partido en el que disputó veinte minutos, después de casi dos meses inactivo en el Granada, con el que no jugaba desde el 5 de diciembre.

"Paco me preguntó el primer día cómo venia y yo le dije que había bajado mucho de peso y estaba bien físicamente. No dejé de entrenar ningún día en Granada y luego estaba el plus de venir al club al que deseaba para dar un rendimiento superior. Hubiera deseado jugar más contra el Deportivo, porque me sentía cómodo, y conseguir el gol de la victoria hubiera sido un debut placentero", dijo Piti.

El futbolista catalán, que ha firmado con el Rayo hasta junio de 2017, tiene por delante dos retos: responder a las expectativas de una afición que lo idolatra y conseguir la permanencia con el club para seguir disfrutando de Primera División.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin