Fútbol

¿Se juega Luis Enrique su futuro en el Barça?

  • A su favor: el triplete y el buen juego de este curso
  • En contra: una hipotética caída libre, sus formas y las dudas del vestuario
Luis Enrique, en el banquillo del Barça el pasado domingo. Imagen: Reuters

El FC Barcelona encara esta noche un duelo vital frente al Deportivo de la Coruña. No ganar en Riazor podría suponer la caída de los blaugrana hasta la tercera posición siempre y cuando sus rivales por el título, Atlético y Real Madrid, ganen esta noche a Atheltic y Villarreal respectivamente. En tal caso la Liga podría ponerse muy cuesta arriba para un equipo que tiembla ante la perspectiva de acabar como el del Tata Martino o peor aún, como aquel Madrid de Carlos Queiroz. En tal caso, ¿en qué situación queda Luis Enrique? ¿Está en peligro la continuidad del asturiano al frente del banquillo del Barça?

Responder a esta duda incluso hablando en condicional es aún complicado. En Barcelona, de hecho, ni se atreven a aventurar un panorama tan oscuro como éste. Pero nadie descarta que se produzca.

En tal caso, a favor del asturiano jugará, por encima de todas las cosas, lo conseguido la temporada pasada. Un triplete tan brillante como el conquistado en la 2014-2015 no se olvida fácilmente. Tampoco la Supercopa de Europa o el Mundial de clubs ganados este curso.

Y junto a ellos, el fútbol de 'dibujos animados' que por momentos ha realizado un equipo tomado como ejemplo, de nuevo, de cómo hacer fantasía el deporte rey. El problema es que con esto no bastaría. Es más, en caso de hundimiento, tanto piropo no haría más que acrecentar la sensación de vértigo.

Ya se sabe: cuanto más alto se llega, más grande es la caída. Más allá de esta opción, ya se han empezado a generar factores que van en contra del asturiano pese a que aún no se ha consumado esa hipotética catástrofe total. Por ejemplo, sus gestión de sus ruedas de prensa no gusta a todos en el seno del Barça.

La manera como se mofó el pasado domingo de un periodista o la ausencia de sentido autocrítico cuando, ayer, le repreguntaron al respecto de este asunto, ha generado dudas, amén de muchos comentarios negativos nacidos incluso de aficionados culés.

A ello habría que unir la gestión de ciertos apartados deportivos como un banquillo que apenas utiliza o una delantera (la MSN) a la que no ha dado descanso en toda la temporada salvo por causas forzadas. A ello hay que unir que las estrellas culés siguen sin aceptar al 100% sus métodos.

En los últimos días se ha filtrado que en el vestuario lo señalan a él y solo a él como culpable de esta mala racha y de haber caído, por ejemplo, de la Champions League, donde el equipo dio una mala imagen, especialmente en el duelo del Calderón, con una primera parte excesivamente contemplativa.

En todo caso, y con todos estos factores encima de la mesa, serán los resultados los que juzguen finamente si Luis Enrique continúa en el Camp Nou o si su legado acaba de manera abrupta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin