Fútbol

Arbeloa y el homenaje que jamás tuvieron Raúl, Casillas, Guti, Hierro, Del Bosque...

Iker Casillas rompió a llorar el día de sus despedida en el Santiago Bernabéu. Imagen: EFE

Álvaro Arbeloa recibió ayer el homenaje de todo el Santiago Bernabéu, un estadio que ya no pisará más para jugar con la camiseta merengue. Fue un adiós por todo lo alto, con guiños de sus compañeros (Ramos le dio el brazalete de capitán cuando saltó en sustitución de Cristiano Ronaldo) y, sobre todo, de la grada. Homenaje por todo lo alto para un jugador con más de 200 partidos como futbolista blanco que, sin embargo, no recibieron otros mitos del Real Madrid como Casillas, Raúl, Guti, Hierro, Del Bosque...

Ésa fue la queja que dejó entrever el propio Iker Casillas anoche en un mensaje que, ya de madrugada, colgó en su página de Facebook. "Todos los jugadores que hayan vestido la camiseta del Real Madrid merecen un homenaje como el que ha tenido Arbeloa", afirmó en lo que no es difícil de entender como un dardo a Florentino Pérez, el que fuera también su presidente cuando él, Iker, abandonó la capital.

Casillas se marchó de Concha Espina en el inicio del verano, sin apenas afición que le aplaudiera y en un acto improvisado que nació del pulso que él y el club habían mantenido días antes de su adiós rumbo al Oporto.

Cuando se anunció su marcha el ex capitán se sintió tan agraviado por el club, que solicitó que nadie lo acompañase en la sala de prensa cuando quiso mandar un mensaje de adiós. Luego Florentino Pérez le reclamó estar en el palco del Bernabéu y allí, en la intimidad, le dijo adiós.

Casillas se marchó tras unas cuantas fotos a pie de campo con sus títulos, y semi-vuelta de honor con el escaso público que pudo acudir aquella mañana a despedir al mejor portero de su historia y, sin lugar a dudas, una de sus leyendas modernas.

No era la imagen que él esperaba y, ni mucho menos, la que tuvo Arbeloa. Fue una escena similar a la que se llevaron otros dos cracks merengues como Raúl y Guti. El primero sí que logró, después de cuatro años, partido tributo aprovechando un torneo Santiago Bernabéu, pero no así el segundo. Hierro, por no tener, no tuvo ni recepción en el palco al igual que Vicente del Bosque.

El entrenador se fue por la puerta de atrás tras no renovar y ser señalado por parte de la directiva como un técnico inapropiado para el club. En ese adiós pesaro sus disputas con Florentino Pérez

Después, en 2011, y después de ganar el Mundial, se trató de homenajearlo, pero metiéndolo en el mismo saco con Rafa Nadal y Plácido Domingo: los tres recibirían el tratamiento de socio de honor. El todavía seleccionador entendió que aquello no era un tributo sincero y renunció a recibirlo. Finalmente todo quedó en suspenso sine die.

Éstos son solo algunos ejemplos de como la 'política' y las rencillas internas tienen su importancia en un club como el Real Madrid, donde los méritos deportivos en ocasiones se aparcan si chocan con conflictos nacidos en sus entrañas.

Sólo así se explica la ausencia de tributos hacia los personajes señalados mientras que otros como Van Nistelrooy, Dudek o Metzelder sí que tuvieran en su día un acto en su honor.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin