Fútbol

Las siete claves para entender la final fratricida entre Real Madrid y Atlético

Cristiano remata de cabeza en un partido ante el Atlético. Imagen: Reuters.

Probablemente ninguno de los implicados pensaba en volver a vivir lo de 2014, pero Real Madrid y Atlético de Madrid se jugarán de nuevo la Champions League en una final. Esta vez es Milán el escenario de una batalla que promete emoción, intensidad y que se puede diseccionar en varios aspectos clave. Encuesta: ¿Quién ganará la Champions League?

1. La iniciativa

Parece el debate más importante de todos, puesto que será el que escriba el guión del partido. Real Madrid y Atlético son dos escuadras que se caracterizan por estar más cómodas sin balón, esperando al rival para después robar y aprovechar los espacios. En este sentido, Simeone lanzó un 'dardo' al equipo blanco asumiendo que serán los rojiblancos los que tengan que llevar la responsabilidad. Nada más lejos de la realidad: los del Cholo desean que ocurra lo contrario. Así han ganado a su eterno rival en los últimos encuentros.

2. El triángulo defensivo

Los centrales y los porteros van a ser especialmente importantes en el duelo del sábado, aunque con matices. Mientras Oblak, Godín y Giménez (¿o Savic?) realizarán sobre la teoría una defensa más estática, Ramos, Pepe y Keylor Navas deberán estar bien atentos, puesto que es altamente probable que las ocasiones rivales lleguen en situaciones de vulnerabilidad con el equipo echado arriba. La concentración debe ser total en los dos bandos, bajo la premisa de un encuentro con pocas ocasiones.

3. La batalla del centro del campo

En este punto, el Real Madrid parte con cierta desventaja. Los tres mediocentros blancos se enfrentan a cuatro perros de presa rojiblancos. Kroos y Modric (Casemiro queda fuera) intentarán burlar la presión de las líneas del Atlético, y aquí cobra especial importancia un Karim Benzema que tendrá que ofrecerse y bajar a recibir. La posesión para el Real Madrid podría ser un arma de doble filo si el balón no fluye con la suficiente rapidez y con criterio. De lo contrario, las recuperaciones y contras del Atlético pueden crearle muchos problemas.

4. Ataque en estático versus contraataques

Las dos maneras de atacar de uno y otro equipo son claramente identificables y exigen a unos y a otros un altísimo acierto. En el caso del Real Madrid, la paciencia y la capacidad de regate (Marcelo puede ser vital por la izquierda) parecen las armas con las que tratar de derribar a un Atlético que domina las artes del juego directo. Los colchoneros, por su parte, han de sacar el máximo jugo posible a las ocasiones escasas que les dejará la dinámica del encuentro. Es el sino rojiblanco: encomendarse a la eficacia (en situaciones aparentemente mucho más claras, eso sí) de sus arietes. La velocidad de Griezmann y Torres, capital.

5. El papel de los banquillos

En la posible situación de igualdad en la segunda parte, la manera en la que los entrenadores muevan sus piezas desde el banco. Nombres como los de Carrasco, Lucas Vázquez, Isco o Correa pueden ser trascendentales a la hora de cambiar el panorama y de ofrecer variantes en los ataques de uno y otro equipo.

6. El juego aéreo

Un simple vistazo al historial de los últimos partidos entre Real Madrid y Atlético demuestra que es un punto importante, ya que puede decantar la balanza. Es la suerte de los pequeños detalles, y cuenta tanto para Simeone y Zidane que ya se ha rumoreado que ambos han cambiado incluso las señas para marcar las jugadas. Un dato: en la final de Lisboa, los dos goles del tiempo reglamentario llegaron en un saque de esquina...

7. El plano psicológico

Al margen de lo deportivo, en este campo parece que la ventaja se sitúa en el bando madridista. El recuerdo de Lisboa sigue demasiado presente en el Atlético de Madrid como para no tenerlo en cuenta. ¿Le excitará más de la cuenta? ¿Sabrá manejar el aspecto emocional Simeone?

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin