Fútbol

El Real Madrid le niega la paz a Keylor Navas

Keylor, durante la final de San Siro. Imagen: Reuters.

Ha sido una de las figuras del Real Madrid de la Undécima y de todo el curso 15/16. Keylor Navas se alzó como uno de los protagonistas de la temporada por méritos propios y se hizo con la confianza de técnicos, jugadores y afición. Aún así, se atisban nubes en su horizonte.

A pesar de la clara intención de Zinedine Zidane de mantener al 'tico' en su puesto, desde la directiva habría un problema. Se llama David de Gea. Las informaciones filtradas que hablan de un nuevo interés por el portero (más bien, una obligación tras el suceso del fax) le ponen de nuevo en el disparadero.

Resulta difícil saber qué le esperaría al costarricense en caso de que De Gea llegase a Concha Espina. Keylor ya sabe lo que significa estar un año a la sombra: le pasó con Iker Casillas en el año de la Décima, y el curso siguiente, liberado del banquillo, se destapó. Si De Gea se hace con la titularidad, el golpe sería muy duro para un jugador que ya se convirtió en vícitma moral del pasao mercado de fichajes veraniego.

Porque el suceso del fax afectó mucho a Keylor. Las lágrimas del 'tico' tras saber que se quedaba en Madrid eran una consecuencia del estrés sufrido: llegó a estar, sin desearlo, en el asiento de un avión rumbo al Manchester United y tuvo que bajarse con todo preparado para irse.

A su vuelta, se encontró con el cariño de una afición que siempre le ha demostrado que le aprecia, y con la confianza de Rafa Benítez y Zinedine Zidane. El galo se ha posicionado de forma clara respecto a la portería: quiere a Keylor. Pero el palco ha hablado.

En la tesitura de un fichaje de David de Gea, parece que Keylor es el eslabón más débil. Dos alternativas serían las que se alzarían ante él: suplencia o una marcha. Sólo Zinedine Zidane podría evitarlo, con la dificultad correspondiente del reto.

Parecía que la etapa de intervencionismo de la directiva había acabado, pero la obligación moral que siente el palco con De Gea se inmiscuye en los planes de Zinedine Zidane. Y en la paz de Keylor Navas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin