Fútbol

El 'síndrome James Rodríguez' amenaza a Cristiano Ronaldo

  • Su lesión le pone muy difícil estar al nivel del grupo en agosto y septiembre
Cristiano, al caer lesionado ante Francia. Imagen: Reuters.

En la que probablemente fue la imagen de la final de la Eurocopa, Cristiano dejó el terreno de juego entre lágrimas tras un fuerte golpe de Dimitri Payet. La estrella portuguesa aún no lo sabía, pero se había hecho un esguince en el ligamento lateral interno de grado I en su rodilla izquierda que pone en peligro la Supercopa de Europa...y algo más.

El tiempo estimado de baja para el '7' es de un mes, aproximadamente. Con las vacaciones partiendo por la mitad el periodo de recuperación, resulta difícil saber si el luso podrá forzar para la cita de Trondheim, el 9 de agosto. Parece, cuanto menos, complicado. Su puesta a punto es aún más difícil de cara al inicio de la temporada.

La Liga BBVA comienza su primera jornada el fin de semana del 20 al 21 de agosto, lo que da a Cristiano un margen muy escaso para ponerse al mismo nivel que sus compañeros. El luso tiene muy pocas probabilidades de empezar la temporada con la misma preparación que el resto del plantel. En caso de que no llegue a la Supercopa de Europa, será más difícil todavía.

Ya le pasó algo parecido a Gareth Bale, que llegó renqueante en su primer año como jugador blanco. Sin embargo, el ejemplo más claro es el de James Rodríguez el verano pasado. El colombiano no llegó a reengancharse ni con Rafa Benítez ni con Zinedine Zidane después de perderse el tramo inicial de la temporada por una lesión con su selección.

Nadie duda de la capacidad de un Cristiano que, tarde o temprano, cogerá el ritmo de sus compañeros. No obstante, el luso debe extremar las precauciones a su vuelta de vacaciones. Se combinan varios factores a los que atender. Primero, recuperarse de manera óptima de su lesión. Segundo, tratar de compaginar eso con la mejor preparación posible para minimizar el impacto de la tardía entrada al grupo. Tercero, y probablemente el más importante, que su habitual afán de jugar todo no le repercuta negativamente.

Tiene la experiencia de su tendón rotuliano, el mismo que le privó de jugar la final de Copa de 2014 y le hizo jugar en mal estado la final de Champions y el Mundial de Brasil. Una muestra más de ese afán fue su vuelta al campo, con un vendaje, después de haber dicho que no podía más a los médicos en un primero momento.

En un necesario pero precario equilibrio entre la prudencia y la iniciativa para no quedarse atrás respecto a sus compañeros, Cristiano deberá moverse con cuidado. Ya tiene un reto de cara al próximo curso.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin