Fútbol

El español "Bob" Martínez debuta con derrota como seleccionador belga

Bruselas, 1 sep (EFE).- Si la atención en torno al amistoso de fútbol entre Bélgica y España de este jueves giraba en torno a Julen Lopetequi, heredero del legado de Vicente del Bosque, el duelo sirvió también de puesta de largo para otro técnico español, Roberto "Bob" Martínez, nuevo jefe de orquesta de los "Diablos Rojos".

Al tratarse de un amistoso, el técnico había avisado de que el resultado sería lo menos importante. De ahí que la derrota por 0-2 -con sendos tantos de David Silva- no empañe demasiado su estreno según su interpretación, que con compartieron un buen puñado de aficionados que se quejaron con continuos silbidos en la recta final del encuentro.

"Lo que contará contra España es el compromiso. Y también la mentalidad. Pero el resultado no tiene absolutamente ninguna importancia a mis ojos. El talento está ahí, pero eso no basta. Quiero ver a los jugadores entregarse a fondo. Todos, sin excepción", había lanzado en la previa del duelo en el estadio Rey Balduino de Bruselas.

El resultado terminó siendo amargo para los belgas, aunque la prioridad de Martínez no pasa por sumar victorias en amistosos, sino por reconstruir un equipo que se las prometía muy felices al llegar a la Eurocopa de Francia pero que se llevó un importante revés firmado por los de Gareth Bale, que desactivaron a los belgas en el partido más importante de la selección galesa en medio siglo.

Cayeron en cuartos de final frente a Gales, y el fracaso de la que se creía podía ser una de las selecciones "tapadas" le costó el puesto a Marc Wilmots. La Unión Real Belga de Sociedades de Fútbol-Asociación (URBSFA) publicó entonces un anuncio en internet para elegir un nuevo técnico.

A finales de julio, cuando se difundió el curioso reclamo, el nombre de Roberto Martínez no sonaba entre los favoritos junto a Laurent Blanc, recién despedido del París Saint-Germain (PSG), Michel Preud'homme, técnico del Brujas, Louis Van Gaal, que abandonaba el Manchester United, Rudi García, extécnico de la Roma, o el exentrenador de la selección italiana Marcello Lippi.

Pero el técnico catalán, de 43 años, fue el elegido por las instancias futbolísticas belgas para dirigir el destino de la segunda selección en el ránking FIFA, en la que militan estrellas como el extremo del Chelsea Eden Hazard o el portero de ese mismo club, Thibaut Courtois.

Precisamente Curtois ha desgranado algunos secretos de la forma de trabajar de Martínez, un gran desconocido para el público belga que ha pasado las tres últimas temporadas al frente del Everton inglés.

"Tenemos muchos más entrenamientos tácticos, tanto a nivel de la presión como sobre los diferentes esquemas tácticos", dijo el exportero del Atlético de Madrid antes del duelo frente a "La Roja".

Curtido en el fútbol británico, donde aterrizó como jugador en 1995 y se formó como entrenador desde su retirada como futbolista en 2007 (Swansea City, Wigan Athletic y Everton) hasta su reciente incorporación a la selección belga, el objetivo de Martínez está claro: clasificar a los belgas para el Mundial de Rusia 2018.

Para ello tendrá que lograr el pase en un grupo con Estonia, Bosnia y Herzegóvina, Grecia y Chipre, selección con la que debutará en partido oficial el próximo 7 de octubre, acompañado por un segundo entrenador de lujo: el exdelantero francés Thierry Henry, quien donará su salario de 50.000 euros anuales a asociaciones caritativas belgas.

Y para que los resultados deportivos acompañen, Martínez está convencido de que es imprescindible que cambie la psicología del equipo, que esta noche plantó en el campo con el 4-3-3 que utilizaba su predecesor, pero con cambios en el once inicial, como la pareja Alderweireld-Vertonghen de centrales.

"Hay que crear una mentalidad ganadora y no estar condicionado por lo que el mundo exterior dice de Bélgica. Hay que ser capaz de jugar con esas expectativas. Lo mas difícil es ganar cuando se espera que lo hagas. Sin presión es fácil disfrutar del fútbol, pero hay que aprender a gestionarla", subrayó el técnico durante su presentación como seleccionador.

La propuesta futbolística de "Bob" Martínez, como se le conoce en Inglaterra, pasa por controlar el balón, imprimir velocidad al juego, defender con agresividad y lanzar rápido el contraataque; una serie de tareas que, a priori, la "generación dorada" de futbolistas del plantel belga tiene talento para ejecutar.

"Estrenarme contra España es un guiño del destino y ese partido será un verdadero test", dijo hace un mes Martínez, que esta noche no logró reivindicarse con una victoria ante su país de origen, del que emigró futbolísticamente con 22 años, y al que no ha vuelto todavía.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin