Fútbol

La amenaza oculta para Cristiano Ronaldo

  • El Real Madrid pide a gritos la inclusión de un cuarto centrocampista
  • La recuperación de Modric abre el abanico de opciones en la medular
Cristiano Ronaldo pugna con Bustinza, del Leganés, en el partido disputado ayer en el Bernabéu. Imagen: EFE

Cristiano Ronaldo atraviesa por un momento complicado. El luso no ha comenzado la temporada como solía. Acumula ya cinco partidos seguidos sin marcar en el Bernabéu y aunque sigue siendo más eficaz que Gareth Bale e incluso más relevante (consulte aquí sus estadíticas), en el coliseo merengue ya se escucha un runrún reprobatorio que lo deja en una posición complicada.

Mientras, sobre el terreno de juego, su equipo sigue sufriendo carencias vinculadas a la inviolabilidad de la BBC e incluso de usar a Morata cuando alguno de sus integrantes no está sobre el césped.

Jugar con un 4-3-3 sigue descosiendo a los blancos, dejando huecos en la medular que dan oportunidades a los rivales.

Quizá por eso la amenaza real de Cristiano Ronaldo no sean sus compañeros de ataque, Morata o Lucas Vázquez, sino la inclusión de un nuevo centrocampista que dibujara, sin CR7, un 4-4-2 en lugar del inamovible 4-3-3. Una opción que coge peso con la recuperación de Luka Modric.

Una medular más potente

El croata disputó 30 minutos en la goleada al Leganés y su inclusión permitió al equipo merengue recuperar el control del esférico, jugar con una seriedad que no había tenido hasta ese minuto 60.

El croata entró por Kovacic, uno de los mejores contra los pepineros y de los últimos partidos, candidato también a poder ocupar esa teórica medular de cuatro futbolistas. Con Casemiro a las puertas de volver a entrenar (ayer Zidane confirmó que el brasileño ya se está ejercitando sobre el césped), el resultado es un abanico de opciones que no haría descabellado apuntalar la medular ante los encuentros complicados que tiene por delante el Real Madrid, a saber: visita al Atlético de Madrid, Sporting de Portugal y Barça.

Con todo, parece muy difícil que Zidane dé este paso. Para él, Bale y Cristiano son, por ahora, intocables. "Un día lo hace bien uno, al siguiente lo hace el otro", dijo ayer."A mí lo que me mola es el equipo", añadió.

Teniendo en cuenta que tampoco parece dispuesto a sentar al mismo tiempo a Benzema y Morata, el resultado es el del arranque de curso, overbooking en la medular con tres puestos muy bien definidos para Casemiro, Kroos y Modric.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin