Fútbol

Cristiano Ronaldo y el Bernabéu: del amor eterno al divorcio constante

  • Cristiano llamó "hijos de puta" a los que pitaron a Benzema
  • No es el primer roce entre el público y el Bernabéu
Cristiano Ronaldo, durante un instante del partido entre el Real Madrid y la Real Sociedad.

Cristiano Ronaldo, delantero del Real Madrid, mantiene un vínculo especial con la afición de su estadio, del Santiago Bernabéu. A veces se aman. Otras se odian. Una coexistencia que ahora pasa por un momento delicado. Y eso que ahora CR7 no es el afectado directamente.

Anoche, en el partido ante la Real Sociedad, el público merengue silbó a Benzema en la primera parte después de un pase fallido del francés. La reacción del respetable no gustó a un Cristiano que dedicó un "hijos de puta" mirando a la grada. Las cámaras captaron su gesto. No hubo más en toda la noche. No que se retransmitieran en pleno partido.

Es más, cuando el vigente Balón de Oro marcó el gol del 2-0, las miradas lo buscaron por si tenía algún otro gesto de desaprobación hacia el público. Nada. No hubo ni uno. Sólo el de la primera parte. Solo el recuerdo hacia las madres de los que silbaron a su compañero. No es la primera vez que CR7 se pica con el público.

En 2015, por ejemplo, el luso se encaró con la parroquia después de unos pitos y les gritó un "fodan-se", "jódanse" en portugués. Ese mismo año el exabrupto se repitió tras golear al Almería en el Bernabéu y también pidió al público que fuera más amable con Bale tras las críticas del público a su compañero en la BBC.

Roces, tiras y afloja que no se comparan con el momento de mayor crisis de Cristiano con el público. En 2011, durante un clásico, el luso fue pitado ostensiblemente por su falta de puntería. Cristiano era entonces apenas un recién llegado que sumaba dos temporada como merengue. Aquella forma de ser provocó que se disparara su malestar con el club.

Zidane tuvo que entrar al quite. El entonces asesor de Florentino Pérez usó su 'diván' para calmar al portugués y recordarle que estas situaciones pasan en el coliseo blanco. Que habitualmente los mejores son pitados por una afición muy exigente.

Media temporada más tarde la situación se repitió. Fueron los días en los que el luso dijo sentirse "triste" y que a punto estuvieron de sacarlo del Bernabéu. Consecuencias de un divorcio que emerge con cierta regularidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin