Fútbol

Fernando Torres rememora su debut con el Atlético

Madrid, 3 feb (EFE).- El partido entre el Atlético de Madrid y el Leganés rememorará este sábado el debut con el equipo rojiblanco de Fernando Torres, contra el mismo rival y en el mismo escenario de su estreno el 27 de mayo de 2001, el momento en que inició una carrera en la que lo ha ganado todo, a nivel de clubes y de selecciones.

En el minuto 65, con tan solo 17 años, reciente campeón entonces del Europeo sub'16, del que fue el mejor jugador y el máximo goleador, reclamado para el primer equipo sin paso previo ni por el Atlético B ni por el C -directamente desde el juvenil- y con el número 35, Carlos García Cantarero, entonces el entrenador del conjunto rojiblanco, dio entrada al delantero por José Juan Luque.

Aquel chico que de niño, como aficionado, acudió por primera vez al recinto rojiblanco para ver en directo a su equipo en un empate a uno de la temporada 1994-95 entre el Atlético y el Compostela y que fue elegido para las categorías inferiores del club en el Parque de las Cruces siendo alevín, había cumplido el sueño de su vida.

Porque el Atlético es el club de su vida, al que ha estado ligado siempre de forma inquebrantable, cuando jugaba en la cantera, cuando era recogepelotas, cuando subió al primer equipo, cuando lo lideró durante siete años desde el campo, cinco en Primera y los cinco como máximo goleador de su conjunto, cuando regresó en enero de 2015 o cuando lloró en la final de la Liga de Campeones de San Siro.

Pero también cuando se fue al Liverpool; en el Chelsea, con la consecución de una Liga de Campeones y una Liga Europa; en el Milán... Y cuando logró dos Eurocopas, en 2008 y 2012, y un Mundial, en 2010, con la selección española y con el Atlético siempre presente en las celebraciones, aunque entonces ya no jugaba en él.

Aquel partido con el Leganés en el Vicente Calderón fue el primer impulso para una carrera formidable del atacante, que marcó su primer gol con el Atlético una semana después, en el triunfo por 0-1 del 3 de junio de 2001 en Albacete, y que subió al año siguiente a Primera, donde debutó en un 2-2 ante el Barcelona en el Camp Nou.

Ya era un ídolo en el Atlético, en el que permaneció seis temporadas como profesional en su primera etapa, como el alma y el capitán del equipo, el motor que despertaba la ilusión de la afición en una época difícil, lejos de los éxitos del pasado y de ahora, mientras el club rebuscaba su sitio histórico en la Liga.

Se fue al Liverpool, luego al Chelsea, después al Milán y, desde finales de diciembre de 2014, regresó a su equipo, el Atlético, y a su casa, el Vicente Calderón, donde reunió a 50.000 espectadores en su presentación y donde retomó su carrera actual en el club,con el que ya suma 112 goles y 289 partidos oficiales, el primero, hace 16 años, contra el Leganés a orillas del Manzanares, como este sábado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin