Fútbol

El vestuario se harta de Luis Enrique: desconfía de su método y lo ve fuera del Barcelona

  • Los jugadores están convencidos de que el preparador se marchará
  • Discrepancias futbolísticas reabren brechas del pasado
Luis Enrique, en el banquillo del Parque de los Príncipes antes de la debacle del Barça ante el PSG. Imagen: Reuters

El vestuario del FC Barcelona ya no confía en su entrenador. Ya no confía en Luis Enrique. La relación entre el vestuario y su preparador ha vuelto a deteriorarse basada, más en argumentos futbolísticos, que en argumentos personales, como pasó en 2015, cuando, tras la derrota contra la Real Sociedad en Anoeta, se produjo una grave crisis que casi acaba con el técnico en la calle. Aquella herida fue el punto de inflexión tras el que se cimentó el triplete. El panorama esta vez es diferente y apunta no sólo a una temporada menos triunfal, sino a un final más abrupto. Salvo sorpresa, 'Lucho' dejará el Camp Nou cuando acabe esta temporada.

La Cadena Cope ha sido la encargada de revelar este divorcio creciente. Lo ha hecho a propósito de las declaraciones de los dos únicos futbolistas blaugrana que ayer decidieron dar la cara tras el 4-0 encajado ante el París Saint-Germain (PSG) en la ida de octavos de final, un resultado que deja a punto de la eliminación al Barça.

Iniesta y Busquets hablaron y los dos dejaron recados a su entrenador. El primero afirmó que el problema del Barça no era de actitud de sus jugadores, sino futbolístico. El segundo afirmó que el PSG tenía un plan mucho mejor que el de su contrario. Son recados que no gustan a Luis Enrique y que dejan entrever que la citada pérdida de fe en el preparador blaugrana.

Un divorcio que viene desde hace tiempo, según Cope, y que se ha acrecentado con los últimos resultados unidos a la incapacidad de Luis Enrique por armar una alternativa que frene la mala imagen culé, por ejemplo, ante el Atlético de Madrid en la Copa del Rey o ante el Betis en Liga, pro citar dos ejemplos recientes.

La MSN es intocable y en la medular se hacen experimentos que aislan a hombres relevantes del vestuario como Rakitic o Arda a favor de otros que no están dando el rendimiento deseado, como André Gomes o Denis Suárez.

Y a todo esto se une la certeza de que Luis Enrique no seguirá la temporada que viene. Un pálpito que pulula desde hace semanas en el Camp Nou y que en el vestuario tiene forma de realidad palmaria.

Los jugadores están convencidos de que sólo un milagro mantendría al preparador en el banco. Unzué (su actual segundo) y Valverde (entrenador del Athletic) emergen como alternativas para cerrar un proyecto, el de Lucho, al que le podrían quedar apenas tres meses de vida después de tres años llenos de títulos...y de tensiones.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

INcierto
A Favor
En Contra

CACATÚA LLENA DE MÉRITOS

¿ HACE FALTA EXPLICITAR QUÉ

SON ESOS "MÉRITOS" ?

Puntuación -2
#1
Jorge Delgado
A Favor
En Contra

Vamos a contar mentiras tralará...

Puntuación 2
#2
A Favor
En Contra

Cuando se gana es merito de los jugadores, cuando se pierde, la culpa es del entrenador.

Puntuación 0
#3