Fútbol

La desesperación de Sergi Roberto por su error ante el Leganés y su situación en el Barcelona

  • El lateral está harto de jugar en su posición
  • Se siente incómodo tras su reconversión
Sergi Roberto, en el último Clásico. Imagen: EFE.

Tras la victoria ante el Leganés, el estado de los jugadores del Barcelona no era óptimo. Tristes, cariacontecidos, mermados por una situación indeseable desde el punto de vista deportivo y muy mejorable en el punto de vista anímico. Pero el futbolista más cabizbajo de todos era Sergi Roberto.

El '20' acabó destrozado el partido contra el Leganés, con su error en el gol de Unai López pesándole en la cabeza. Al intentar salir jugando un balón desde la defensa, perdió la pelota ante Darwin Machís en la jugada que acabó en el tanto pepinero. El gol de Messi salvó los muebles, pero no la angustia del jugador, según informa Sport.

El sentimiento de Sergi Roberto no es nuevo, viene de lejos. A pesar de sus buenas actuaciones el curso pasado, no se siente cómodo en la nueva demarcación que le ha tocaso asumir. La elección no fue suya, se plegó a la preferencia de Luis Enrique, y en estos momentos le hace sufrir. No termina de adaptarse, lo pasa mal con atacantes peligrosos. No es su sitio.

Este verano, mantuvo una charla con Luis Enrique en la que el técnico le expuso su deseo de que permaneciese todo el curso en el lateral y su total confianza para aquella tarea. Así lo hizo: de hecho, se ha convertido en el titular absoluto, y más con el bajón y posterior lesión de Aleix Vidal. Esto le ha causado un tremendo desgaste que ya nota en su rendimiento.

La situación ha llegado a ser desesperante para Sergi Roberto, que se encuentra en un callejón sin salida. De cara al próximo curso, pedirá una charla con Luis Enrique (o el técnico que sea) en la que expondrá de manera clara su deseo de no ocupar más la banda y volver al centro del campo, posición en la que cree que puede aportar más. El Barcelona le ha dejado entrever que se fichará a un lateral y se accederá a sus preferencias. Pero, hasta entonces, deberá aguantar. Tres largos meses de temporada le esperan.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin