Fútbol

La fe salva a Keylor Navas de su mala temporada en el Real Madrid

  • El club le ofreció un psicólogo, pero Navas no quiso ayuda profesional
  • Sus últimas intervenciones le han devuelto a la forma de siempre
Keylor Navas, durante el calentamiento previo al Real Madrid - Sevilla del pasado domingo. Imagen: Reuters

Keylor Navas vuelve a ser Keylor Navas. El portero del Real Madrid ha recuperado en el tramo final de temporada las virtudes que le permitieron saltar del modesto Levante al coloso blanco y hacerse con la titularidad previa 'batalla' con Iker Casillas, primero, y con el 'fantasma' de David de Gea, después. Ante el Sevilla repitió el elenco de paradones que protatgonizó, por ejemplo, en el tramo final del Atlético - Real Madrid de Champions. Una mejoría en su rendimiento tras la que se esconde su profunda fe religiosa.

Cuenta hoy el diario El País y ABC que el portero ha utilizado sus creencias para salvar el gigantesco escollo psicológico en el que se había atrancado a mitad de temporada.

El mal arranque de curso, ése en el que mezcló problemas físicos y dudas en su juego, le hicieron caer en un mar de incógnitas que se notaban en los partidos.

Salidas a destiempo, mala colocación, nervios en la salida del esférico e intervenciones cada vez menos salvadoras, agrandaron la sombra de su despedida del Bernabéu y, de paso, mermaron su rendimiento. Hubo jornadas en las que el debate de si debía jugar él o Kiko Casilla centró el diálogo entre madridistas.

Pero Zidane resistió la tentación de quitarlo y lo mantuvo al tiempo que el club ofreció al costarricense una ayuda profesional con la que salir del pozo. El Real Madrid le ofreció la opción de ir al psicológo, pero Navas se negó y decidió tirar de las herramientas con las que había llegado al éxito: fe, familia, trabajo y Lluis Llopis.

Este último, preparador de porteros del Madrid, compartió vestuario con él en el Levante. Conocedor de los recovecos del portero como pocos, ambos se dedicaron a entrenar echando más horas extra que nunca.

También le puso más horas que nunca en su fe cristiana, ésa que le ha valido de terapia para fortalecer su mente y olvidarse de sus debilidades. Todo con tal de olvidar la lesión que le obligó a pasar por quirófano a final de la pasada temporada y, de paso, perderse la pretemporada de este mismo curso.

Poco a poco, paso a paso, ayudado también por el vestuario, Navas ha ido mejorando su rendimiento hasta volver a ser el de siempre justo cuando el equipo más le necesita.

En tres partidos el Madrid se juega la opción de sumar un histórico doblete Liga-Champions inédito en el Bernabéu desde los años 60.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin