Buscar

La maldición del '10' en el Real Madrid se cobra una nueva víctima

17/05/2017 - 11:42
  • Sus portadores no suelen salir bien del Madrid tras rendir con altibajos
  • Figo, excepción de un número con muchos damnificados
James saluda a Zidane en un cambio esta temporada. Imagen: EFE

El fútbol español se jugaba sin dorsales fijos hasta que, en la temporada 2015-2016, LaLiga (entonces LFP) se unió a la moda de que cada jugador tuviera un número fijo del 1 al 23 (entonces las plantillas eran más cortas). Desde entonces, una maldición persigue un dorsal en el Real Madrid. Es la maldición del '10', un número mítico en el balompié que, en el Bernabéu, suele traer mala suerte a sus portadores.

En casi todos los casos el patrón de comportamiento es el mismo: el jugador llega con fama de jugador importante, se hace con un puesto relevante y termina saliendo del club casi defenestrado.

Su última víctima ha sido James Rodríguez. El colombiano se despidió el pasado domingo del Bernabéu. Su salida no es aún oficial, pero sí oficiosa. Se irá presumiblemente al Manchester United tras una temporada en la que ha sufrido algún que otro problema deportivo y extra deportivo.

En el primer apartado destaca su ausencia de minutos. Zidane no le ha dado la continuidad que quería y eso ha hecho que llegaran los segundos, los problemas extradeportivos. Apenas terminado el Mundial de Clubes, el colombiano dejó la puerta abierta a su salida en enero. Eso sentó mal y provocó que el propio entrenador le tuviera que dar un tirón de orejas. Fue el principio de su adiós. Un caso parecido al de otros jugadores afectados por la maldición del '10'.

Éstas son sus historias.

1.- Laudrup

Fue el primer portador del '10' desde que LaLiga hizo fijos los dorsales. El danés venía de ser clave en temporada en la que Valdano llevó al Real Madrid a ganar el campeonato. Acabó enfadado con el argentino y desplazado del equipo. Al final de temporada, abandonó la entidad.

2.- Seedorf

El holandés ha sido uno de los jugadores que mejor ha defendido el dorsal de la polémica, pero su final fue, de nuevo, el menos deseado. Tras tres temporadas y media de éxito, salió en el mercado invernal rumbo al Inter por 3.000 millones de pesetas (18 millones de euros) tras no tener buen rollo con Del Bosque y ser acusado de un 'vedettismo' que lastraba al equipo merengue en el arranque de aquella temporada.

3.- Robinho

El brasileño sustituyó a Figo, uno de los pocos jugadores que no se ha visto afectado por esta 'maldición'. Su llegada fue galáctica, pero más allá de un buen debut, su nivel nunca estuvo acorde de las expectativas que generó. Salió escaldado del Real Madrid rumbo a un Manchester City que, entonces, no era el club top que hoy es.

4.- Sneijder

El holandés llegó en una época turbulenta. Primero lució el 23 y con ese número no le fue mal. Ganó la Liga. Pero luego se pasó al 10 y ahí llegó el problema. Afectado por cuestiones extradeportivas y una vida demasiado festiva, salió con la llegada de Florentino Pérez y contra la voluntad de Pellegrini dejando tras de sí dudas de si en el Bernabéu habría recuperado el nivel que sí dio en el Inter, con el que ganó el triplete.

5.- Lass Diarra

El francés llegó en el mercado invernal de 2009 y protagonizó un puñado de buenas temporadas que acabaron con polémica y acusaciones de Mourinho de falta de profesionalidad y lesiones inexistentes. Salió por la puerta de atrás.

6.- Özil

El alemán brilló con el Real Madrid, pero también fue objeto de una salida desagradable. En la 2012-2013, con Mourinho aún en el Bernabéu, el alemán fue objeto de las iras del luso y de algún enfrentamiento con Sergio Ramos. El capitán defendió a su compañero y salió escaldado con su entrenador. El cambio de técnico, la llegada de Ancelotti, no logró retenerlo. Se fue tras la llegada de Bale y en medio de declaraciones cruzadas de su padre cargando contra el club y el presidente, Florentino Pérez.

Tras Özil llegó James para coger su dorsal e 'infectarse' de esta maldición que sólo ha dejado a Figo como jugador casi intacto por esta suerte de desfortunas. Incluso Benzema, cuando lució el '10', tuvo problemas. Fue en su primera temporada en la capital, ésa que acabó con malos registros goleadores y acusaciones constantes de sobrepeso y mala vida lejos de los campos.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0