Buscar

Un "gran salto" de 5 años, 10 meses y 12 días

EFE
14/09/2017 - 14:10

Madrid, 14 sep (EFE).- El Atlético de Madrid culminará este sábado en el partido contra el Málaga el "gran salto" al estadio Wanda Metropolitano, cinco años, diez meses y doce días de activar el reloj con una cuenta hacia adelante durante la presentación del nuevo campo el 5 de diciembre de 2011 en el Ayuntamiento de Madrid.

Aquel día, en la Galería de Cristal del consistorio madrileño, en la callé Alcalá de la capital, con presencia del pasado, el presente y el futuro del club en un acto que reunió a 600 personas con el lema 'Nuestro lugar en el mundo', Enrique Cerezo, el presidente del club, activó un cronómetro que llegará a su fin este mismo sábado.

Cinco años, diez meses y doce días después. De aquel 5 de diciembre de 2011 al 16 de septiembre de 2017, el momento en que los aficionados, el equipo y la competición activen una nueva era para el Atlético de Madrid en el encuentro de la cuarta jornada de la Liga contra el Málaga, el primero de muchos partidos en ese campo.

Más de un lustro de camino hacia el Wanda Metropolitano desde el Vicente Calderón, su estadio durante el último medio siglo y que pasará ya a la memoria imborrable de los seguidores, como antes lo hicieron los campos del Retiro, O'Donnell, Vallecas o el antiguo Metropolitano, del que ahora recoge el apellido su nueva casa.

Cinco años, diez meses y doce días de transformación, a la vez, del Atlético, que ha cambiado mucho en ese viaje hacia el barrio de San Blas, ahora en la mejor época de su historia con el argentino Diego Simeone al frente del banquillo y con cinco títulos desde entonces, además de una clasificación constante para la Champions.

El club está de nuevo entre los mejores de Europa, con dos finales de la máxima competición europea en los últimos cuatro años, antes sólo había jugado una, en 1974, ha ganado una Liga, una Copa del Rey, una Liga Europa y dos Supercopas (una de España y una de Europa), ha multiplicado sus ingresos y es un favorito para todo.

Ha cambiado casi toda su plantilla salvo seis futbolistas: Filipe Luis, Gabi Fernández, Diego Godín, Juanfran Torres y Koke Resurrección asistieron entonces a la presentación como jugadores del primer equipo y estrenarán ahora el nuevo estadio, además de Tiago Mendes, ahora como asistente del cuerpo técnico rojiblanco.

Ha vuelto Fernando Torres al equipo de su vida, ha aumentado su masa social, ya por encima de los cien mil socios, ha multiplicado el valor de su plantilla, la cantidad de internacionales que juegan en ella, la competitividad, la mentalidad ganadora, la ilusión... Es una época soñada no hace mucho, quizá la más grande de la historia del equipo, y una realidad ahora rumbo al Wanda Metropolitano, previsto entonces para el curso 2014-15 y listo finalmente en 2017.

Nada que ver con el momento deportivo que atravesaba el equipo el 5 de diciembre de 2011. El Atlético, entonces dirigido por Gregorio Manzano, destituido tres semanas después tras la eliminación en la primera ronda de la Copa del Rey por el Albacete, por aquella época en Segunda División B, era octavo en la clasificación de la Liga, igual de cerca de la cuarta posición que de la zona de descenso.

No jugaba la Liga de Campeones; sus títulos más recientes, la Liga Europa y la Supercopa continental de 2010, con Quique Sánchez Flores como técnico, habían sido un momento de éxito sin continuidad en el tiempo, sin la constancia que había mantenido décadas antes el equipo rojiblanco; luchar la Liga era algo realmente imposible...

Y el Atlético avistaba el nuevo estadio sin la compañía del éxito deportivo hasta la llegada de Simeone, unos días más tarde, a finales del mismo mes en el que se había presentado el nuevo campo, para recomponer un equipo 'grande' que ya no lo era tanto sobre el campo, con una crisis indudable y con un futuro demasiado dudoso.

Lo transformó inmediatamente, lo incluyó entre los mejores de Europa, le dio una Liga que hacía 18 años que no ganaba, le guió a las finales de la Liga de Campeones que hacía cuatro décadas que no disputaba e impulsó un "gran salto" con el que reafirmar el otro que se había propuesto el club en la presentación de su nuevo estadio.

Iñaki Dufour