Buscar

Memoria del pasado, equipamiento del futuro

EFE
14/09/2017 - 14:10

Madrid, 14 sep (EFE).- El estadio Wanda Metropolitano, la nueva casa del Atlético de Madrid, se estrenará este sábado contra el Málaga entre la memoria del pasado, su paseo de las leyendas o el recuerdo de Luis Aragonés en el vestuario, y un equipamiento de futuro, con todas las innovaciones en luces, asientos o diseño.

Con capacidad para 68.000 espectadores, de los que un 96 por ciento tienen asegurada que estarán cubiertos ante posibles lluvias, en una parcela de 88.150 metros cuadrados, con una inversión de 300 millones de euros, 240 en la construcción y 60 en los terrenos, y con 54.000 abonados, este sábado será el momento de su inauguración.

Ya lucen las letras de su nombre en el estadio: Wanda Metropolitano. Un apellido "emocionante" en referencia al campo en el que el conjunto madrileño jugó desde 1923, al principio de forma intermitente, porque el estadio tuvo que ser remodelado en varias ocasiones, una de ellas tras la Guerra Civil, hasta su mudanza al Vicente Calderón, en octubre de 1966.

En lo más alto, el aficionado avistará según se acerque al campo una gigantesca bandera rojiblanca de 338 metros cuadrados, alzada por un mástil de 40 metros en la zona de intersección entre el lateral oeste con el fondo sur, un "tributo", según la idea del club, a todos los seguidores del conjunto madrileño.

Después caminará por el paseo de las leyendas, el homenaje para los futbolistas del Atlético que han defendido cien veces o más sobre el campo la camiseta rojiblanca a lo largo de sus más de 114 años de historia, desde Adelardo Rodríguez, con 553 encuentros oficiales, hasta Yannick Carrasco, recién alcanzado el centenar.

Luis Aragonés, José Eulogio Gárate, Enrique Collar, Isacio Calleja, Feliciano Rivilla, Adrián Escudero, Armando Ufarte, Javier Irureta, José Luis Capón, Francisco Campos, Josep Juncosa, Joaquín Peiró, Rubén Ayala, Miguel Reina, Alfonso Silva, Dirceu, Luiz Pereira, Jones, Ben Barek, Bernd Schuster, Paulo Futre, Juan Carlos Arteche, Abel Resino, José Francisco Molina, Jose Luis Pérez Caminero, Diego Pablo Simeone, Thibaut Courtois, Milinko Pantic, Diego Forlán, el deseado Diego Costa...

Cada uno de ellos, 153 por ahora, tendrán su placa en acero inoxidable, con su nombre completo y deportivo, con las temporadas que jugó en el club y el número de partidos que disputó, como la tendrán, a la vez, diez futbolistas de la actual plantilla: Oblak, Godín, Filipe Luis, Juanfran, Koke, Saúl, Gabi, Carrasco, Griezmann y Fernando Torres. A ellos se sumarán más en los próximos cursos.

A la salida del vestuario local habrá otro recuerdo a uno de los futbolistas, su inalcanzable máximo goleador, y entrenadores más grandes del club, sin el que no se podría comprender la historia del Atlético de Madrid: Luis Aragonés, fallecido en 2014. Su foto será una parada obligatoria cada vez que los jugadores vayan al césped.

En el terreno de juego, ubicado a 15 metros por debajo de la cota cero, ya está instalada la hierba, en la que se han empleado 440 rollos de césped. Ya están colocadas sus porterías, preparadas para el estreno del próximo sábado, pero también para el primer entrenamiento allí de este jueves de la plantilla del Atlético.

Las lámparas de luminoterapia y la calefacción cuidan de su mantenimiento. "La calefacción es una tecnología que en España no se usa demasiado pero que es imprescindible, por las bajas temperaturas y al ser un estadio cerrado requiere de ese plus, de esa temperatura que hace que la planta se mantenga viva, en crecimiento", explicaba a EFE el director general de la empresa Royalverd, Eudald Morera.

Ahí, sobre el césped, enfocará la mirada de cada aficionado que asista a los partidos del Atlético desde las gradas del Wanda Metropolitano, unos cinco metros, dependiendo de los casos, más cerca del terreno de juego que en el Vicente Calderón, cubiertas en un 96 por ciento y con las palabras 'Atlético de Madrid 1903'

Las butacas, todas rojas menos las blancas que conformarán esas citadas letras, están fabricadas con polipropileno soplado sobre un soporte de acero, son resistentes al fuego y a la radiación ultravioleta.

"El club ha preferido ofrecer más espacio a sus aficionados en lugar de contar con un mayor aforo. Los asientos serán más anchos (un 9 por ciento más), con un respaldo más alto (15 por ciento) y un fondo de mayores dimensiones (18 por ciento) que los del Vicente Calderón", cuenta el Atlético de Madrid del Wanda Metropolitano.

Por encima estará la cubierta, de unos 46.500 metros cuadrados, con unas dimensiones aproximadas de 286 metros entre el fondo norte y sur y de 248 metros entre el lateral este y el oeste, a una altura de entre 45 y 57 metros sobre el césped. Concebida por un equipo de quince ingenieros, está cubierta con una membrana de fibras de vidrio cubiertas por teflón con un "efecto autolimpiante".

"Para el Atlético de Madrid hemos hecho un nuevo diseño, único en cuanto a la distribución de los cables y mucho más complejo e interesante que implica que los radios se crucen hacia la mitad de la membrana generando una geometría muy bonita. El resultado será una cubierta muy estable, esbelta y elegante", exponía la empresa Schlaich Bergermann Partners, responsable de la cubierta.

Dará aún más potencia a la resonancia del estadio, que dispone, a la vez, de un sistema de iluminación dinámica que permite representar más de 16 millones de colores y cambiar el aspecto exterior del Wanda Metropolitano, además de sincronizarla con el graderío a través del sistema de gestión 'ArenaExperience'.

Es el primer estadio del mundo con luces LED en todas sus estancias, incluida la iluminación del terreno de juego con 336 proyectores, y cuenta con tres vídeo marcadores y una franja con más de 530 metros cuadrados de paneles LED que recorrerá todo el campo entre la grada baja y la media.

Todo incluido en un estadio sostenible, que, "mediante paneles solares térmicos en la producción de agua caliente sanitaria permitirá reducir anualmente las emisiones de CO2 en 18,9 toneladas", el equivalente a lo que absorberían anualmente 1.000 árboles aproximadamente, según explicaron en el club rojiblanco.