Fútbol

Francis debuta en Primera con 18 años y es el 4º portero del Depor en 8 citas

A Coruña, 15 oct (EFE).- A trece días para cumplir los diecinueve años, el nigeriano Francis Uzoho ha debutado en Primera División de la mano de su entrenador en el Real Club Deportivo, Pepe Mel, que la ha dado la alternativa en Ipurua ante el Eibar en la octava jornada de un campeonato en el que el conjunto coruñés ya ha utilizado cuatro porteros.

Francis fue la principal novedad de la alineación del Deportivo, que, con Rubén Martínez aún lesionado, dejó en el banquillo al internacional rumano Costel Pantilimon y en la grada al polaco Przemyslaw Tyton.

El nigeriano llegó al club en enero para reforzar al juvenil y desde entonces ha sido una apuesta firme del Deportivo, que pronto le abrió las puertas del primer equipo para que trabajara a las órdenes del preparador de porteros, Manu Sotelo, junto a los guardametas profesionales, que entonces eran el argentino Germán Lux, Tyton y el belga Davy Roef.

Francis destacó en los entrenamientos y en los partidos con el juvenil y el Deportivo le dio más protagonismo en el primer equipo, con el que hizo la pretemporada.

Mel lo veía en verano como una "perla" que había que "cuidar", reconocía en julio que aún no estaba para competir por la titularidad, pero admitía que el club veía que, con él, podía "tener asegurada una posición importante del campo en un futuro".

La temporada la comenzó en el filial, recién ascendido a Segunda B, donde el técnico, Cristóbal Parralo, apostó por que alternara la titularidad con el guardameta que había contribuido al ascenso, Álex Cobo, con el que también ha ido rotando en los entrenamientos con el primer equipo, en el que se abrió pronto el debate de la portería.

La discusión la inició el propio Mel al pedir al club públicamente y en reiteradas ocasiones en verano que reforzara un puesto que estaba en manos de Tyton, suplente de Lux la temporada pasada, y Rubén Martínez, tercer guardameta para el anterior técnico blanquiazul, Gaizka Garitano, en la primera parte del curso 2016/2017 antes de ser cedido al Anderlecht belga.

Sin refuerzos antes del inicio de la temporada 2017/2018, la titularidad fue para Rubén, que tuvo dudas en la primera jornada, ante el Real Madrid (0-3), y fue clave en la segunda, ante el Levante (2-2).

Tras ese partido, en un entrenamiento, justo en las últimas horas del mercado estival, Rubén se lesionó el pulgar de la mano derecha -aún no está disponible-, y el Deportivo, sin margen económico, acudió al mercado a la desesperada y reforzó la portería con el suplente del Watford, Pantilimon, que llegó gracias a la ayuda de la familia Pozzo, propietaria del club inglés.

Tras el primer parón del campeonato, con Pantilimon adquiriendo el ritmo necesario para competir, Mel dio la titularidad a Tyton, que encajó cuatro goles ante la Real Sociedad.

En el siguiente partido el puesto fue para el rumano, que tampoco transmitió seguridad en los cuatro partidos que jugó, a pesar de que en uno de ellos dejó la portería a cero.

Después del segundo parón del campeonato y tras haber visto a Francis en la portería del Deportivo en un amistoso ante el Corinthians brasileño en el estadio de Riazor, Mel le dio la alternativa ante el Eibar.

"Un entrenador está para tomar decisiones en base a lo que ve cada semana. No nos fijamos en si tiene dieciocho años o cuarenta a la hora de la alineación", dijo sobre la presencia del joven nigeriano en el once.

"Casi no habla castellano -agregó- y sin embargo nos ha dado tranquilidad, transmite confianza, todo lo que hace lo hace bien, así que para qué íbamos a esperar a más", añadió el técnico en la sala de prensa de Ipurua, donde se alegró "por el Dépor", que tiene "un patrimonio más para el futuro".

Su compañero Juanfran Moreno afirmó a los periodistas que su "crecimiento" es "espectacular" y destacó sus "condiciones brutales".

"Quedaba saber cómo iba a reaccionar en la realidad, en la presión, y ha sido igual que entrenando. Para nosotros ya era uno más, así que tampoco nos sorprende", advirtió el lateral, uno de los capitanes del equipo.

Francis, que mide 1,96 metros, inició su carrera como delantero cuando era cadete, pero por sus condiciones pronto pasó a la portería.

Destacó en la academia Aspire y Nigeria le convocó para el Mundial sub-17, en el que la selección africana se proclamó campeona aunque el ahora guardameta del Deportivo no tuvo minutos.

Nunca bajó los brazos y, aunque tras el amistoso de hace poco más de una semana ante el Corinthians aseguraba que su papel iba a ser "el mismo" que había "tenido" hasta entonces y auguraba que ese partido no iba "a cambiar nada", se equivocaba y su debut llegó antes de lo que esperaba.

"Tengo como meta jugar algún día en el Deportivo, pero ahora pienso en desarrollarme como jugador", decía entonces. Ese día no tardó en llegar. Exactamente, diez días.

Carlos Alberto Fernández

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin