Fútbol

La única esperanza de Gareth Bale y para evitar su pesadilla por las lesiones

  • El fisio Jaime Benito, su sombra los últimos años, será clave en su vuelta
  • El especialista deberá trabajar ahora más en el aspecto psicológico que físico
Gareth Bale celebra con Jaime Benito, a su izquierda, la Undécima Champions conquistada en Milán. Imagen: Reuters

Se llama Jaime Benito y se le reconoce por su barba pelirroja. En el último año se ha convertido en el mejor marcador de Gareth Bale. Siempre van juntos. Inseparables en las buenas y, para desgracia del galés del Real Madrid, en las malas. Es su fisioterapeuta personal y, a día de hoy, la máxima esperanza blanca para que Bale vuelva a ser el mejor Bale y no esa versión frágil que se ha visto en el último año.

Porque las lesiones siempre han acompañado a Bale desde que, en 2013, fichó por 101 millones de euros. Sin embargo, 2017 ha sido una pesadilla para el futbolista galés.

Desde el 1 de enero, sólo ha disputado 20 partidos. Su registro más bajo desde que llegó a la capital de España si no se tiene en cuenta que en 2013, cuando se incorporó, estuvo presente en 15 partidos. Claro que esos 15 encuentros se concentraron en apenas cuatro meses. Nada que ver con la pesadilla actual.

Pero volvamos a Jaime Benito, la sombra de Bale, el hombre que ha compartido con él sus desdichas y en el que se ha apoyado para salir constantemente del atolladero de las lesiones. La confianza entre ambos es total y absoluta. Tanto es así que Benito ya viaja también con Bale a los partidos internacionales y se ha integrado, relata El País, en la familia de Bale como si fuera un integrante más del grupo.

Ahora el rol de Benito, con la última lesión de Bale, una rotura de fibras más que importuna, será clave no sólo por lo que tiene que ver por le lado físico, sino más por el anímico. Y es que Bale está destrozado. Hundido. Atorado en una depresión que jamás había tenido.

El curso pasado Bale también sufrió graves problemas (sólo pudo ser suplente en la final de la Champions de Cardiff, su ciudad), pero siempre los afrontó con una sonrisa. Esta vez no. Su paciencia ha dicho basta, pero no la de Benito. En el club esperan que su personalidad dicharachera y combativa sirva para sostenar a Bale en su combate por recuperar la sonrisa.

En este sentido, señalan los especialistas, es clave la mentalidad porque el exceso de estrés o las preocupaciones pueden incidir en cómo afronta el futbolista la recuperación, siempre temeroso de recaer y ejecutando, por tanto, rutinas inadecuadas para su puesta a punto.

En todo eso, en evitarlo, tendrá que trabajar Jaime Benito para obrar un milagro que, a día de hoy, es la única vía de salvación para Bale. Si no consigue recuperar su mejor versión física, el galés podría decir adiós al Madrid este verano.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin