Fútbol

El dilema que tortura a Valverde para el trascendental Valencia-Barcelona de Liga

  • Sin Piqué, sancionado, y Mascherano, lesionado, tendrá tocada la zaga
  • Vermaelen sólo ha jugado 90 minutos en Copa y está desentrenado
  • El plan B es cambiar el sistema o reconvertir medios en centrales
Valverde da órdenes durante el partido entre el Leganés y el Barça. Imagen: EFE

El FC Barcelona tiene, el próximo domingo (20:45) un trascendental partido en sus aspiraciones de ganar LaLiga. Se juega en Mestalla, ante el Valencia, sorprendente segundo clasificado a sólo cuatro puntos de los culés. Para ese encuentro, Valverde no contará (salvo que fructifique el recurso presentado, que no parece que así sea), ni con Piqué, ni con Mascherano -éste lesionado-. Vermaelen y Umititi son las únicas opciones que tiene para el centro de la zaga. El dilema está servido para el 'Txingurri'. ¿Qué hacer? ¿Confiar en el defenestrado Vermaelen o inventarse alguna solución táctica pese a lo importante del partido?

La respuesta es importante porque el partido es importante. Muy importante. La lógica que suele meterle el entrenador a su vida dice que le tocaría turno al belga. Es el único recambio natural que tiene y, hasta la fecha, no ha probado ninguna solución alternativa en lo que llevamos de temporada. Sería, por tanto, arriesgar. Hacer lo nunca hecho.

El problema es que Vermaelen no tiene rodaje (sólo 90 minutos ante el Murcia en Copa) y usarlo también sería arriesgar, más viendo que en los últimos meses el central, bien con el Barça, bien con la Roma, no ha dado un gran rendimiento.

En tal caso, ¿qué solución alternativa tiene la pizarra del extremeño? Una posibilidad sería la de cambiar el sistema y jugar con defensa de tres para reconvertir a uno de sus laterales en un falso central.

Usar, por ejemplo, a Semedo y Aleix Vidal o a Digné y Jordi Alba para que, en función de cómo bascule el equipo, se cierre siempre con una defensa de cuatro con uno de esos laterales convertido casi en interior.

Una fórmula que ya puso en marcha la temporada pasada Luis Enrique solo que usaba tres centrales natos y sus 'laterales' eran, en algunos casos, interiores como Rafinha.

Otra opción es incrustar a uno de sus pivotes como falso central. Tito Vilanova y Del Bosque a ya probaron alguna vez esta fórmula con Busquets. Y aunque el experimento no fue repetido con mucha frecuencia, sus resultados tampoco fueron tan malos. La presencia de Paulinho (puede jugar de pivote) en la plantilla facilitaría la búsqueda de un recambio para Busquets el tiempo que se incrusta en la zaga.

La tercera vía sería la de usar un futbolista del filial. Nombres como David Costas o José Antonio Martínez emergen como alternativas, aunque no parece que Valverde se la vaya a jugar en un partido así con futbolistas del filial, más teniendo alternativas, aunque no sean al 100% de su agrado, en la primera plantilla.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin