Buscar

Un punto de inflexión necesario para el Atlético

EFE
23/11/2017 - 14:28

Madrid, 23 nov (EFE).- La victoria del Atlético de Madrid ante el Roma italiano en la quinta jornada del grupo C de la Liga de Campeones por 2-0 es un punto de inflexión necesario para el club rojiblanco, que mantiene sus escasas opciones de clasificarse a octavos y, al tiempo, confía en un cambio de dinámica.

El conjunto rojiblanco llevaba casi dos meses exactos sin marcar dos tantos en un partido, desde el 23 de noviembre ante el Sevilla, en un partido correspondiente a la jornada número 6 del campeonato liguero, el segundo encuentro en la historia del Wanda Metropolitano, con el mismo resultado que ayer, 2-0.

Desde entonces, el Atlético ha encadenado una racha con tres victorias (Celta de Vigo, Deportivo de La Coruña y Roma), siete empates (Leganés, Barcelona, dos con el Qarabag de Azerbaiyán, Elche, Villarreal y Real Madrid), y una derrota (contra el Chelsea inglés en la Liga de Campeones) y no ha marcado más de un gol en cada uno de esos encuentros, ocho en total, incluidos los de ayer.

Los tantos de los franceses Antoine Griezmann -que rompió una racha de ocho partidos sin marcar y convirtió los silbidos del derbi madrileño en aplausos- y Kevin Gameiro -un mes sin gol, desde que se estrenó en Balaídos- permitieron volver a celebrar por dos veces a la afición del Wanda Metropolitano.

Dos tantos que permiten al Atlético mantener viva la débil llama de sus esperanzas en la máxima competición continental, en la que necesita ganar al Chelsea inglés en su feudo londinense de Stamford Bridge y que el Roma, que se juega la clasificación también, no gane en el Olímpico de la capital italiana contra el Qarabag azerí.

La carambola es complicada, pero el entrenador argentino Diego Pablo Simeone lo dejó bien claro: la consigna es pensar en positivo, aunque ayer tampoco les benefició el triunfo del Chelsea en Bakú (0-4).

"Hasta que no terminen esos 90 minutos no piensen en negativo, que la vida está para pensar positivamente (...). La confianza la tengo siempre. Conozco a los futbolistas, que son tipos orgullosos y van a dar el máximo hasta que las situaciones nos permitan tener opciones", valoró el técnico tras el partido.

El defensor francés Lucas Hernández le secundó anoche en el deseo, cuando dijo estar "convencido al cien por cien" de que si ganan en Londres pasarán; y el uruguayo José María Giménez alertó de que el Qarabag ha demostrado "que no está en 'Champions' para pasear".

Bien lo sabe el Atlético, que no fue capaz de ganar al conjunto azerí, la teórica 'cenicienta' del grupo. "A nosotros nos hizo grandes partidos y espero que nos ayude un poquito", manifestó Giménez, que no obstante señaló que para ellos un triunfo en Stamford Bridge les dejaría "tranquilos".

Probablemente en esto último esté la clave. El Atlético no depende de sí mismo para seguir vivo en la 'Champions' de la que podría estar apeado en la fase de grupos en la 'era Simeone' si el Roma gana.

Aún cayendo de la máxima competición continental y pasando a la Liga Europa, que dejó asegurada ayer ya que en cualquier caso será tercero del grupo, al Atlético le interesa prolongar la reacción que se vio ayer sobre el Wanda Metropolitano, con un equipo más agresivo, que llevó la iniciativa del juego y que vio como, por fin, sus delanteros se encontraban con el gol.

Una continuidad en el esfuerzo que se pondrá a prueba el próximo sábado en una plaza realmente complicada para el Atlético en los últimos años: el Ciudad de Valencia, donde se enfrentará al Levante a las 20.45 del próximo sábado.

Para encontrar su última victoria en el feudo granota hay que remontarse una década atrás: al 28 de octubre de 2007, cuando el uruguayo Diego Forlán dio el triunfo a los colchoneros, que se enfrentaron a un Levante en cuya defensa formaba Luis Rubiales, hasta hace unos días presidente del sindicato de jugadores AFE y postulado como candidato a presidente de la Federación Española.

El Levante de aquel año, acuciado por los problemas económicos, descendió y recuperó la categoría dos temporadas después. Desde entonces, el Atlético ha sido incapaz de ganar en su casa.

Ni siquiera en la temporada de la Liga rojiblanca (2013-14) lo consiguió, con una derrota 2-0 debido a los goles de Filipe Luis en propia meta y David Barral, y a las excepcionales paradas de Keylor Navas. El Atlético tuvo que sufrir hasta la última jornada para llevarse el campeonato con un 1-1 en la 'final' del Camp Nou.

También tropezó el año siguiente (2-2) y en la temporada 2015-16 se dejó sus opciones de ganar la Liga ante un equipo ya descendido (2-1).

Los de Simeone están sobre aviso de que el Ciudad de Valencia es campo minado para ellos y debe ser allí donde certifiquen que lo ocurrido ante el Roma no es solo un espejismo de recuperación, en una jornada que les podría ser propicia para restar distancia con los que le preceden gracias al enfrentamiento Valencia-Barcelona.

Tras ese escollo, la vuelta de la eliminatoria de la Copa del Rey ante el Elche en casa, que el Atlético no dejó resuelta con un 1-1 en el Martínez Valero, y otro duelo como local contra la Real Sociedad el sábado 2, serán los dos siguientes termómetros de la reacción rojiblanca antes del día 'D' para su futuro europeo.

Un 5 de diciembre en el que necesitan ganar en Londres y que sume algo en Roma el Qarabag, el inesperado aliado para sus cábalas.

Miguel Ángel Moreno