Fútbol

Cristiano Ronaldo no esconde su enfado y se niega a celebrar los goles del Real Madrid

  • El delantero luso mezcló su frustración ante la portería con su situación
  • El club sigue empeñado en no renovarle y eso tensa la situación
Cristiano Ronaldo 'celebra' el primero de los dos goles que le hizo al Deportivo. Imagen: EFE

Cristiano Ronaldo marcó ayer. Lo hizo más de un mes después de su último gol. Aquel databa de la final del Mundial de Clubes ante Gremio. Lo hizo el 14 de diciembre. El doblete frente al Deportivo de la Coruña sació su sequía de goles. Pero no le alegró el gesto. El futbolista no esconde su enfado por su momento actual mezcla, seguramente, de esa falta de gol y de la negativa del Real Madrid a renovarlo. Ante los gallegos se negó a celebrar sus goles y apenas lo hizo con los de sus compañeros.

Una tendencia que se notó desde el principio del partido y en el que le pesó mucho la frustración de no ver puerta. Su remate al larguero en el 28' inauguró el festival de aspavientos.

Con el gol de Nacho, se marchó corriendo al centro del campo para sacar e iniciar el camino de la remontada. Serio. Muy serio. El público, mientras, lo coreaba y animaba. Como pocas veces. Atrás quedaron ayer los pitos de otras ocasiones, cuando el respetable no tenía piedad co su estrella. 

En el 2-1 su reacción también fue seria. Casi de enfado porque, unos instantes antes de que Bale la pusiera en la escuadra, le habían hecho (supuestamente) penalti. Cristiano se quedó protestando. Molesto. Enfadado. Y así continuó. Reclamando al colegiado la acción anterior.

Los otros dos goles merengues, el del 3-1 y el 4-1 siguieron un patrón similar. CR7 no lo festejó con la misma alegría que el resto de sus compañeros. Y cuando él fue quien empujó, por fin, la pelota dentro de la red, tampoco lo festejó.

El 5-1 llegó cinco minutos después de que no metiera una una clarísima oportunidad. El 6-1 tampoco pudo festejarlo por la brecha que se le abrió en la cabeza y el 7-1, al igual que el resto del equipo, lo dejó pasar como si fuera un acto rutinario. No fue, ni mucho menos la tarde más feliz del portugués. No al menos por sus gestos.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pascu
A Favor
En Contra

Tristiano is back. Cuando alcance a Messi (o simplemente a Zaza) igual ya lo celebra.

Puntuación 0
#1