Fútbol

El culebrón Kepa termina con final feliz para el Athletic

Bilbao, 22 ene (EFE).- El culebrón que ha protagonizado el meta internacional Kepa Arrizabalaga en los últimos meses ha terminado este lunes con final feliz para el Athletic Club, que ha conseguido renovarle por siete años, hasta 2025, y con una cláusula de rescisión al gusto del club vasco, de 80 millones de euros.

Queda por saber ahora si ese final de quedarse en Bilbao es también feliz para Kepa, al que el devenir de los acontecimientos le iba colocando cada vez más cerca del Real Madrid en un mercado de invierno en el que el club blanco, en principio, sólo tenía que pagar por él los 20 millones en los que siempre se ha cifrado una cláusula anterior que nunca se había hecho pública.

Y también queda la duda de si es un final feliz para el Real Madrid, que se iba a hacer con un portero joven y de gran proyección por una cantidad de dinero casi nimia para los números a los que ha llegado ya el mundo del fútbol y ahora, además de volver a convencerle, tendría que desembolsar una cantidad cuatro veces superior si sigue deseando incorporarlo a partir de este verano.

Aunque para el club blanco que se haya resuelto este asunto casi puede ser hasta un alivio ante la negativa de su técnico, Zinedine Zidane, a hacer cambios en una plantilla en la que no quiere ni marchas ni fichajes, a pesar de la delicada situación por la que pasa en LaLiga Santander a 19 puntos del líder Barcelona.

Quizás esa situación y la reacción de Zidane ante ella haya sido la razón principal de un radical cambio de rumbo de un caso que a primeros de enero se daba como seguro que acabaría con el meta vasco fichando por el Real Madrid.

Un inoportuna lesión de Kepa a finales de noviembre, de la que recayó en diciembre y que tiene al portero de Ondarroa de baja desde entonces, ha podido ayudar también a que las cosas no fuesen en la dirección a la que apuntaban en la apertura a primeros de año del mercado invernal.

En el trasfondo del asunto también tiene su relevancia el deseo del meta de disputar el Mundial de Rusia de este verano, algo que tiene muy avanzado si continúa jugando, ya que últimamente es un asiduo en las convocatorias de Julen Lopetegui junto al titular David de Gea y Pepe Reina.

Ahora, lesionado y sin la posibilidad de ir al Real Madrid en lo que queda de curso, la mejor solución que ha encontrado Kepa es la de seguir jugando en Bilbao, donde, tras renovar y además hacerlo como uno de los futbolistas más reconocidos de la plantilla, es de esperar que vuelva a su puesto de titular en el campeonato de Liga tras su recuperación de la lesión que sufre en un dedo de un pie.

Aunque visto el gran rendimiento de Iago Herrerín, titular en Europa y en la Copa del Rey en las últimas temporadas y este año en Liga cuando no está disponible Kepa, que el de Ondarroa sea de nuevo inmediatamente titular cuando esté recuperado es algo que está por ver. Esa es una decisión que compete a José Ángel Ziganda y 'Cuco' todavía no se ha pronunciado al respecto.

Además, Herrerín también ha renovado hace semana y media muy al alza. Hasta 2021, cuando tendría 33 años, con 50 millones de cláusula y con el contrato muy mejorado.

El todo caso, el técnico navarro sí tendrá la posibilidad de volver a contar con Kepa, que es algo que no tenía claro hasta las últimas horas.

Y que devuelve el poderío de una plantilla que, en paralelo al dilatado caso protagonizado por el meta internacional, ha ido cogiendo forma y músculo de cara al futuro con nueve renovaciones -Beñat, Vesga, Unai Núñez, Aduriz, Herrerín, Etxeita, Lekue, Williams y el propio Kepa- y dos fichajes ya para la próxima temporada: Ander Capa, del Eibar, y el internacional rumano formado en fútbol vizcaíno Cristian Ganea.

Esos efectos, algunos de ellos colaterales al caso, también se pueden considerar parte del final de un asunto que ha llegado a hartar al entorno del Athletic, pero que ha tenido un final feliz para el club vasco.

Habrá que ver lo que dice el tiempo en la carrera del portero y también en la meta del Real Madrid, a la que Kepa apuntaba al principio.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin