Buscar

Wenger rechaza la petición de Guardiola para que los árbitros ofrezcan "protección extra" a los jugadores

23/02/2018 - 15:56

El entrenador del Arsenal, Arsène Wenger, ha asegurado que los jugadores no necesitan una protección extra de los árbitros después de que su homólogo en el Manchester City, Pep Guardiola, haya solicitado una renovada vigilancia por parte de los colegiados.

LONDRES, 23 (Reuters/EP)

El técnico catalán ha mostrado su descontento en varias ocasiones tras haber visto cómo sus jugadores sufrían faltas peligrosas en los últimos meses. El extremo Leroy Sané se lesionó un tobillo ante el Cardiff City en enero, tras sufrir una fuerte entrada de Joe Bennett, mientras que el jugador del Crystal Palace Jason Puncheon se libró de la tarjeta roja tras una dura falta contra Kevin De Bruyne en un partido de la Premier en diciembre.

No obstante, Wenger, cuyo equipo se medirá el domingo frente al City en la final de la Copa de la Liga, cree que los árbitros simplemente deben ceñirse al reglamento y tomar las decisiones correctas. "¿Protección extra? No sé qué significa eso", afirmó en rueda de prensa este viernes.

"Puede que (Guardiola) esté preocupado por una o dos situaciones en las que sus jugadores sufrieron entradas contra el Wigan (Athletic) el lunes por la noche, puedo entenderlo. Pero no queremos protección extra, queremos protección y eso se logra solo si el árbitro toma las decisiones correctas en las situaciones", añadió.

Tras su inesperada eliminación de la FA Cup el lunes ante el Wigan, el City -destacado líder de la Premier- espera levantar el primer trofeo de la temporada este fin de semana. Por su parte, Wenger nunca ha ganado la Copa de la Liga, pero podría añadir el trofeo a su colección de títulos locales, que incluyen tres campeonatos locales y siete FA Cup.

"Es un día especial. No importa cuántas finales hayas jugado en tu vida, siempre es un día especial. Para nosotros es una oportunidad. Jugaremos con todos nuestros futbolistas habituales. Queremos ganar y que nuestros aficionados se vayan a casa felices", concluyó Wenger.