Fútbol

La increíble mutación de Dembélé: el francés se 'rehabilita' con un partidazo ante el Chelsea

  • No sólo marcó su primer gol de blaugrana, sino que hizo un partido muy completo
  • Defendió y presionó como no se le había visto en toda la temporada
  • La apuesta de Valverde, dándole la titularidad, le ayudó a ganar confianza
Dembelé celebra con Messi el gol que le hizo ayer al Chelsea, su primer gol de blaugrana. Imagen: EFE

El FC Barcelona - Chelsea (victoria 3-0 para el Barça) estuvo gobernado por un Messi de nuevo superlativo. Extraterrestre. Pero en su (enésima) exhibición, la 'Pulga' participó en la rehabilitación de Ousmane Dembélé.

El francés marcó su primer gol de blaugrana a pase del argentino (tras robo y conducción frenética) pero hizo mucho más. Corrió, presionó, defendió, regateó, pasó y, sobre todo, acertó. Así respondió a la confianza que le había dado Valverde, que lejos de lo que parecía que iba a hacer, le otorgó galones de titular en un 4-4-2 al que se adaptó a las mil maravillas.

El voto de confianza y la respuesta del chaval son clave para encontrarse en el Camp Nou al futbolista por el que el club pagó 105 millones de euros en el que era, hasta la llegada de Coutinho, fichaje más caro de su historia. Hasta entonces se había visto otra cosa. Una sombra precipitada, fallona y cargada de tensión que apenas podía hacer otra cosa que derrapar en cada arrancada y fallar en cada pase, además de no seguir las instrucciones de su entrenador

La inercia empezó a ser diferente ante el Málaga, el pasado fin de semana. El delantero jugó de inicio y cuajó un buen partido que pareció cambiarlo todo.

El francés incluso lució un carácter diferente. Más retador, con una personalidad mayor que le llevó incluso a tener algún enfrentamiento con los rivales malacitanos. Lo nunca visto en este muchacho de comportamientos extradeportivos preocupantes que han obligado al club a poner de su parte para evitar que inicie una tendencia peligrosa.

Ahora está en su mano (o en sus pies) demostrar que lo de anoche no se trata de un espejismo, sino que es una realidad y, quizá, el comienzo de una nueva etapa en la que Dembélé sea de nuevo Dembélé y no el alocado e ineficaz portador del '11' blaugrana.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin