Fútbol

Fútbol.- Mouriño dice que la relación con Caballero está "dañada" y cuestiona que el Celta continúe en Balaídos

Refrenda la ciudad deportiva en Mos y espeta al alcalde: "No me sometes, rompiste el acuerdo del estadio de Balaídos"

VIGO, 26 (EUROPA PRESS)

El presidente del Real Club Celta, Carlos Mouriño ha manifestado que las relaciones con el Ayuntamiento de Vigo y el alcalde, Abel Caballero, están "seriamente dañadas" y que "le pese a quien le pese, y le va a pesar mucho, el proyecto de la ciudad deportiva" en Mos "se va a hacer"; un marco en el que ha puesto en duda que el Celta vaya a seguir jugando en el estadio municipal de Balaídos.

Así lo ha trasladado este lunes en una rueda de prensa, después de que el Ayuntamiento de Vigo emitiese a finales de la semana pasada un informe relativo a la modificación puntual del Plan General del municipio vecino de Mos (para la construcción de la ciudad deportiva del Real Club Celta) en el que advierte de que dicha modificación "no se ajusta enteramente a derecho".

El presidente del RC Celta ha mostrado su "asombro y estupor" ante este informe, con el que entiende que el Ayuntamiento olívico "se desmarca de los acuerdos" que habían suscrito ambas entidades, "y lo único que hace es confundir al celtismo y a la ciudad". "Cuando el populismo lo llevamos a decir mentiras o medias verdades se engaña a una ciudad", ha sentenciado.

En este contexto, ha dicho "con rotundidad" que "es legal absolutamente todo" el proyecto para la ciudad deportiva del Celta en la localidad de Mos, del que ha agregado que cuenta "con todos los avales", incluidos los de la Xunta, y ha espetado al alcalde que si cuestiona dicho proyecto es que "no lo ha estudiado bien o quiere entorpecer una vez más el proyecto deportivo del Celta".

De hecho, ha insistido en que el propio informe técnico mantiene que "la modificación puntual en tramitación se ajusta de manera estricta a lo expuesto en la legislación vigente". "Creo que es contundente", ha remarcado, antes de poner en relieve que está agradecido a la ciudad, al Celta y a los celtistas, pero "para nada al ayuntamiento".

Acto seguido se ha referido a las obras de remodelación de Balaídos, las cuales ha recordado que el Celta no pidió, sino que lo solicitó fue "una licencia para hacer un estadio nuevo", pero no fue aceptado, por lo que finalmente se llegó al acuerdo de concesión por el que tiene "que pagar un canon por las obras, cuando ahora no --paga-- nada, "¿Cómo puede decir que el Celta cuesta a los vigueses un euro?", ha preguntado.

Acerca de este canon, ha explicado que asciende a casi 890.000 euros al año, y el periodo de la concesión puede ascender a 50 años, lo que equivale a más de 40 millones de euros, que es el precio de las obras. Asimismo, ha remarcado que el Celta "a día de hoy --ha-- gastado tanto como el ayuntamiento en Balaídos", por lo que ha concluido que "nadie --le-- está regalando nada".

CUESTIONES REBATIDAS

En cuanto a las cuestiones criticadas por el Gobierno olívico, Mouriño ha hecho mención al transporte, sobre lo que ha dicho que les "es igual que Vitrasa vaya o no". "A día de hoy hay dos líneas hasta Mos, pero si quiere influir en una empresa privada para que las retire, nuestro proyecto no se ve afectado por el transporte", ha aseverado.

En lo relativo a las infraestructuras de conexión, ha reprochado al alcalde "esa relevancia que cree que debe tener, pero que no tiene", puesto que, ha manifestado, hay una partida de más de 20 millones de euros aprobada por el Ministerio de Fomento para crear las infraestructuras de acceso. "Tenemos suficientes alternativas para no tener problema", ha sellado.

Sobre el agua, y la crítica de que "va a costar a los vigueses", Mouriño ha recordado que el Celta va a pagar el agua en Mos, y en todo caso, el Ayuntamiento de Vigo tiene derechos sobre Eiras, así que "si no quiere dar agua --a la ciudad deportiva--, que no --se-- la de", pues en su lugar se puede servir de otras opciones como Os Valos. "No pedimos nada a Vigo", ha concluido.

Así, ha considerado todas estas cuestiones de "ignorancia muy grande y supina", que "no tienen que ver con la institución, sino con la política". "¿Es ignorancia? ¿Mala leche? ¿A qué viene todo esto? Se ha cuestionado", ante lo que ha insistido en que el Celta "no se va a dejar someter jamás, ni por nada ni por nadie", y no necesita "la dirección política de nadie".

Cuestionado acerca de a qué cree que se debe esta medida por parte del Gobierno municipal, Mouriño ha dicho que no hubo "ningún cambio entre diciembre y ahora para este tipo de reacción", por eso en la directiva se sienten "pasmados, decepcionados y un poco traicionados". No obstante, ha matizado que las relaciones no están rotas, porque siempre apoya el diálogo, pero sí "seriamente dañadas".

"NO NOS VAMOS, NOS ESTÁN ECHANDO"

"Queremos hacer cosas en Vigo, solo hay un problema, que no nos dejan. Ya un día dijimos que no nos vamos de Vigo, sino que nos están echando", ha sostenido, tras lo que ha comentado que "10 años después de luchar por terrenos para la ciudad deportiva, ahora, a punto de culminarla en Mos, dicen que están a disposición. Ahora sí y antes no. ¿Quién se lo cree?", ha finalizado.

"Estamos en Mos por que Vigo no tiene Plan General, y lo que siempre negaron ahora dicen que es fácil de solucionar. No son creíbles", ha agregado, apuntando a que "se miente para que no se pueda hacer, con el populismo de que a la gente le va a costar mucho dinero". "No nos dio los terrenos porque no hay Plan, y eso es porque hay gran incapacidad", ha concluido.

CONCESIÓN DE BALAÍDOS

Mouriño ha recordado que en diciembre el Celta llegó al acuerdo de que aceptaría, "no de buen grado", la concesión de Balaídos si el Ayuntamiento se comprometía a no entrometerse en la ciudad deportiva", lo que ahora "se rompe unilateralmente, sin ninguna justificación", y "lo rompe el de siempre".

"Alcalde, no me sometes, estaré en esta línea permanentemente, defendiendo lo que creo que es mejor para los celtistas, el Celta y Vigo. El ayuntamiento y el Celta no van de la mano, rompiste el acuerdo, y eso me obliga a decir que, por tanto, no tengo por qué respetar el acuerdo del estadio de Balaídos", ha espetado a Abel Caballero.

A ello ha añadido que de todos los plazos acordados para la licitación de los proyectos para varias gradas de Balaídos desde finales de 2017, que él sepa no se ha hecho "ningún" adelanto, por lo que ha considerado estos "retrasos" una "cortina de humo para tapar el poner pegas a Mos". "Que el alcalde no se meta con el Celta, y el Celta no se meterá en política", ha incidido.

Es en este marco en el que ha remarcado que estas fechas las dio "el ayuntamiento, y no ha cumplido, por tanto no puede haber una solicitud de concesión" por parte del club. Ante ello, Mouriño, que ha descartado la posibilidad de vender el Celta "mientras tenga fuerzas y un proyecto", ha dicho que no sabe si el Celta seguirá jugando en Balaídos.

Sobre la posibilidad de construir un nuevo estadio, ha dicho que era algo que no quería, por eso pidió comprarlo; no obstante, cuando se le negó pidió permiso para construir otro, porque tiene que "barajar todas las opciones". "Queríamos una zona comercial, y lo que se negó al Celta se está dando a entidades que no son de Vigo; luego dicen que quieren apoyar al Celta, curiosa forma", ha finalizado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin