Fútbol

Simeone y Setién juegan al espejo y firman tablas

Madrid, 22 abr (EFE).- Los entrenadores del Atlético de Madrid y el Betis, el argentino Diego Pablo Simeone y Quique Setién, jugaron al espejo con las estrategias de sus equipos, con el argentino imitando el esquema de cinco defensas del cántabro, para un final en tablas 0-0 en un partido sin goles y con pocas ocasiones.

Simeone, que habitualmente suele utilizar un innegociable sistema táctico 4-4-2 en casi todos los partidos, optó en este domingo por imitar el esquema con tres centrales y dos carrileros que habitualmente maneja Quique Setién, con el objetivo de minimizar los ataques por banda del conjunto verdiblanco.

El resultado fue un Atlético y un Betis miméticos, que tuvieron ocasiones pero la mayor parte del encuentro protagonizaron un duelo con más toque que profundidad y no ofrecieron a la hinchada congregada hoy en el estadio Wanda Metropolitano el objetivo principal de su deporte: el gol, evitado hasta en dos ocasiones por los palos, las del visitante Christian Tello y el local Saúl Ñíguez.

Atlético y Betis se presentaban en el estadio del barrio madrileño de San Blas menos de 24 horas después de que ese mismo coliseo hubiera sido el escenario de una incontestable victoria del Barcelona ante el Sevilla en la final de la Copa del Rey (0-5).

Se preveía un duelo de estilos contrapuestos: la solidez defensiva, la intensidad y la capacidad para transformar pocas oportunidades en goles que caracterizan al Atlético de Simeone, frente al Betis de Setién, un entrenador cuyos conjuntos exhiben un juego vistoso, de posesión y volcado hacia lo ofensivo.

El balance previo estaba claramente inclinado hacia el técnico rojiblanco, que ha vencido en sus cuatro enfrentamientos en LaLiga contra los equipos de Setién, bien en la Unión Deportiva Las Palmas (0-3, 1-0 y 0-5) o en el Betis (0-1 en el Villamarín en la primera vuelta), un balance 10-0 en los duelos particulares ligueros, que permaneció inalterado al término del primer empate entre ambos.

Solo en una ocasión se impuso Setién en este duelo, y no en LaLiga, sino en la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey de la temporada 2016-17, en la que venía de perder 0-2 en el Estadio de Gran Canaria y ganó 2-3 en el estadio Vicente Calderón, un 10 de enero de 2017.

En el día de hoy saltó al campo Setién primero, ataviado con camisa azul y jersey oscuro. Acudió Simeone a saludarlo tras la salida de los dos conjuntos titulares, se acercó al área técnica de su oponente, chocó con el la mano y se dieron un rápido abrazo con un par de palmaditas en la espalda.

Fue el preludio de una primera parte en la que la sorpresa fue este esquema de Simeone con tres centrales (Savic, Giménez y Lucas) y dos carrileros largos (Juanfran y Saúl), algo muy poco habitual en el Atlético, tradicionalmente aferrado a su 4-4-2.

No pareció sentarle bien al conjunto rojiblanco la novedad, ya que en el inicio se le vio desorientado con el nuevo esquema defensivo, golpeado por la velocidad del argelino Ryad Boudebouz por la derecha, e incapaz de armar jugadas de ataque con un Fernando Torres -en su primera titularidad tras anunciar su decisión de dejar el club a final de temporada- que era una isla.

Aún así, el delantero se las apañó para tener su primera ocasión en los primeros diez minutos, a pase de Gabi, pero inválido por fuera de juego.

El Atlético se desperezaba, pero el Betis seguía al acecho, y los rojiblancos estuvieron a punto de lamentar un error del ghanés Thomas Partey al regatear el campo contrario y perder el balón para un contragolpe que el delantero bético Loren remató demasiado alto ante el meta esloveno Jan Oblak.

Conforme el ímpetu bético se desdibujaba y el Atlético comenzaba a ganar presencia, se vio la mejor jugada rojiblanca del primer tiempo, con una maniobra de Torres seguida de un pase de Thomas al argentino Ángel Correa, que puso un centro raso para el '9', que regateó y elevó el balón sobre Dani Giménez. Solo un providencial cabezazo del argelino Aissa Mandi evitó el 1-0 en el minuto 24.

El conjunto de Setién pareció asustado tras la ocasión y perdió la profundidad que había tenido hasta entonces, en una primera mitad interrumpida por la lesión del meta bético Dani Giménez al despejar un balón, la atención médica con recuperación momentánea, y posterior cambio para el debut del meta extremeño Pedro López.

La segunda parte comenzó con la misma dinámica de la tercera -en la que el Betis había acabado amenazando con ocasiones de Boudebouz y Javi García-, pero con alguna opción más, como la que tuvo Vitolo, que remató muy alto un pase de Correa que le dejaba solo, y una opción clarísima para García, que no logró conectar un remate a pase de Christian Tello con todo a su favor.

Habían pasado 20 minutos desde la reanudación cuando Simeone decidió mover sus piezas: Griezmann, Koke y Vrsaljko en lugar de Correa, Vitolo y Juanfran. Le imitó Setién dando entrada a Joaquín por Boudebouz.

Aún así, el partido no acababa de coger ritmo y solo intentos aislados le daban algo de aliciente, como un disparo al poste de Tello en el minuto 68 y otro al larguero de Saúl seis minutos después.

Fue el momento en el que Simeone decidió deshacer su táctica mimética del planteamiento de Setién y regresó a su 4-4-2 habitual, con Saúl, Thomas, Gabi y Koke en el centro del campo y Griezmann y Torres como referencias ofensivas.

El rectificado final no causó el efecto esperado, y Simeone y Setién firmaron tablas, que permiten a ambos sumar un punto pero también provocan al Atlético perder dos si el Real Madrid gana su partido contra el Sevilla, aplazado al 9 de mayo por la final de la Copa.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin