Fútbol

Amanda Sampedro: "Soy afortunada por cumplir sueños en el equipo de mi vida"

Madrid, 26 abr (EFE).- En las gradas de la Ciudad Deportiva del Atlético de Madrid en el Cerro del Espino (Majadahonda) es habitual encontrar camisetas rojiblancas con el número 10 impreso bajo el nombre de Amanda Sampedro.

Ella es la capitana del último campeón y del actual líder de la Primera División femenina de fútbol, un equipo al que estrechó sus lazos en 2002 coincidiendo con su entrada en la Academia.

Desde entonces se cuentan 16 años de fidelidad ininterrumpida a unos colores y a una manera de entender el juego, "con el trabajo del día a día y el objetivo en mente de que el equipo llegase a ser lo que es hoy", subraya en una entrevista a EFE.

Con el equipo encabezando la clasificación, con un punto de ventaja sobre el Barcelona a falta de tres jornadas para la conclusión del campeonato, Amanda Sampedro reconoce que se siente "afortunada por cumplir sueños" en el club de su vida.

"En los dos últimos años hemos ganado la Copa de la Reina y la Liga, hemos jugado en el Calderón y en el Wanda. Es especial pensar que todas esas cosas las he ido consiguiendo con el Atlético de Madrid", asegura.

La centrocampista madrileña debutó con el primer equipo con 15 años -ahora tiene 24-, en un partido de la Copa de la Reina en Badajoz ante el Puebla en el que anotó el gol. Recuerda su entrada al campo como un momento "mágico". Tan mágico como su periplo por todas las categorías inferiores de la entidad.

"He recorrido todo el camino hasta poder vivir el momento cumbre, que fue conseguir la Liga", abunda.

Este año la posibilidad de defender el título liguero volvió "a poner a prueba" al grupo que dirige Ángel Villacampa.

"Nuestro objetivo principal era clasificarnos para la Champions y lo hemos conseguido tratando de ser cada vez mejores. Cada semana seguimos puliendo detalles y mejorando. Eso ha hecho que nos encontremos a falta de tres jornadas luchando por otra Liga. La verdad es que en pretemporada no nos lo imaginábamos, pero ahora somos muy conscientes de dónde estamos, de lo que podemos conseguir y vamos a por ello a muerte", subraya.

Este domingo (13:00 horas) el Atlético de Madrid se medirá en Vallecas con el Rayo, su único verdugo este curso.

"El resultado del encuentro de la primera vuelta nos sirve de aliciente. Desde que perdimos nos marcamos esta jornada en rojo en el calendario. Somos competitivas, muy ganadoras y pensamos en devolverles el daño que nos hicieron ese día. Queremos devolverle a nuestra afición los tres puntos que nos quitaron", dice la nueva embajadora de marca de Herbalife.

El conjunto colchonero necesita los 9 puntos para que se repita el desenlace de la temporada anterior, con el Atlético de Madrid como campeón. "Creo que con respecto al año pasado, la presión la estamos disfrutando mucho más. El equipo es más maduro y lo único que nos perjudica es que la semana se hace muy larga", señala.

Por esta razón, su premisa es tratar de superarse "día a día".

"Somos conscientes de que poniendo la intensidad y el ritmo que le ponemos es muy difícil ganarnos", agrega.

"Coraje y corazón", dos palabras definitorias en la historia del Atlético de Madrid, salen también de la boca de Amanda Sampedro durante la entrevista.

Forman parte de su identidad como futbolista y, quizás por eso, con los seguidores colchoneros ha construido un vínculo singular.

"Yo en su día veía a Fernando Torres como un superatlético y creo que en mí ven a una superatlética. Espero que vean también mucho trabajo, mucho sacrificio y mucha dedicación", desea.

Su último contrato expira el próximo 30 de junio y, aunque apunta que "siempre" tiene "en mente vivir otras experiencias" y ponerse "a prueba en otras Ligas y en otros equipos", remarca que está "a gusto en el Atlético de Madrid".

"Estoy contenta por cómo me tratan, me siento importante y eso es algo a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión. Yo tengo ganas de seguir cumpliendo sueños", confiesa.

Contribuir al asentamiento del conjunto rojiblanco en la elite europea entraría dentro de esos desafíos futuros después del severo correctivo que recibieron por parte del Wolfsburgo (por un global de 15-2).

"Fue una derrota dolorosa. No nos la vamos a explicar nunca porque no creo que nos mereciésemos un resultado así. Estamos llevando una buena línea de trabajo y uno de los objetivos del Atlético de Madrid es sentirse importante en Europa", advierte.

Puede ser "cuestión de tiempo", como con la selección. "Estamos seguras de que vendrán grandes cosas, pero hay que ser humilde y trabajar poco a poco para conseguir lo que nos propongamos", sentencia.

Lucía Santiago

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin