Buscar

El Numancia se queda a las puertas de Primera en una temporada notable

EFE
16/06/2018 - 22:42

Soria, 16 jun (EFE).- El Numancia se ha quedado a las puertas de tocar de nuevo el cielo de Primera tras caer en la final frente al Real Valladolid, lo que no enturbia una notable temporada en la que el equipo soriano ha estado buena parte del año en puestos de promoción.

El Numancia, a pesar de no ascender, ha completado una temporada destacada disputando por primera vez en su historia una fase de promoción, tras dos ascensos a Primera de forma directa, el último conseguido hace una década por un equipo conducido por el vasco Gonzalo Arconada y que se proclamó campeón de segunda siete jornadas antes de cerrarse la liga regular.

Los rojillos de Soria entraron de forma agónica en la fase de promoción, tras una mala racha en el tramo final de la liga regular, que le obligó a disputarse sus opciones en la última jornada, frente a la Cultural y Deoortiva Leonesa y esperar la carambola de los resultados, que se terminaron dando, especialmente en Granada, con la derrota del Cádiz.

El equipo de Jagoba Arrasate ha sido, de los de Segunda división, el que más partido ha disputado esta temporada, al sumar los de la temporada regular, la fase de promoción y los de Copa de rey, hasta octavos, donde cayó derrotado, pero dejando una buena imagen, frente al siempre todopoderoso Real Madrid.

En la liga regular, el equipo soriano sumó 65 puntos, lo que le permitió terminar en sexta posición, gracias en buena medida a la fortaleza que demostró durante la temporada en su estadio de Los Pajaritos, convertido en un auténtico fortín donde exprimió al máximo sus goles, sumando quince de sus dieciocho victorias.

El Numancia ha dado un paso al frente en la calidad de su fútbol en la tercera temporada del técnico Arrasate, ex de la Real Sociedad, en el banquillo del equipo soriano.

Así, el césped de Los Pajaritos ha sido el escenario de unas buenas circulaciones de balón buscando las bandas, en especial la de Marc Mateu, cuando el encargado de la distribución y el filtrado del pase era el navarro Íñigo Pérez,-posiblemente la joya del equipo- bien escoltado por Diamanka y con Pere Milla como principal destinatario de los pases, jugando entre líneas.

Manu del Moral, a pesar de sus intermitencias por sus lesiones musculares, ha sido el máximo goleador del equipo, pero otros futbolistas han respondido al reto de suplirle como Guillermo e Higinio, otras dos de las incorporaciones de esta temporada.

Y otra pieza básica ha sido, sin duda, la del guardameta vasco Aitor Fernández, que se ha ganado la confianza del entrenador y ha sostenido al equipo en varios encuentros.