Fútbol

Mundial 2018 | Día 21: Croacia echa por tierra el sueño ruso en los penaltis e Inglaterra regresa a unas semis 28 años después

  • Inglaterra se medirá a Croacia por un puesto en la final
  • La actuación de Pickford, clave para la tranquilidad de Inglaterra
  • Rakitic volvió a ser el héroe al anotar el penalti decisivo
Imagen: Reuters

La selección de Inglaterra vuelve a unas semifinales de un Mundial 28 años después. Los de Southgate han sido muy superiores a Suecia en el Samara Arena y han ganado el partido (0-2) sin despeinarse gracias a los goles de Harry Maguire y Delle Alli. En el otro partido del día, Croacia tuvo que recurrir a los penaltis para doblegar a una selección rusa que se ha convertido en la gran revelación de su Mundial. Esta vez cayeron con honores.

El Suecia-Inglaterra fue un auténtico tostón. Se esperaba un encuentro tosco y típico inglés. El de toda la vida: balones en largo, defensas rocosas y mucho juego aéreo. Y así fue. Los suecos, que aprendieron del fútbol añejo de la Premier, no defraudaron y siguieron con su planteamiento aburrido pero que a estas alturas les había funcionado.

Los 'pross' se adelantaron pronto en el marcador gracias, como no, a una jugada a balón parado. Un córner sacado por Young lo remató con un potente cabezazo Harry Maguire. Este gol supuso un mazazo para los suecos, que no supieron reaccionar hasta la segunda mitad.

Tras el descanso se agrandó la presencia de Pickford, portero inglés que amargó la tarde a Berg. Primero, con un remate desde la frontal y después con otro disparo desde dentro del área. Fue lo único que hizo Suecia y que le podría haber valido para, por lo menos, llegar a la prórroga.

Los de Southgate remataron el encuentro con otro cabezazo, esta vez de Alli tras un centro magnífico de Lingard desde la derecha. Con eso le bastó a Inglaterra, que sin jugar un fútbol vistoso ya está entre los cuatro mejores del Mundial.

El último billete para las semifinales del Mundial fue para Croacia. Los anfitriones salieron con una idea de juego muy diferente en comparación con España, y los de Cherchesov se adelantaron gracias a un golazo de Cheryshev, su cuarto en el torneo, tras una bonita pared con Dzuyba.

Por suerte, Croacia pudo empatar antes del descanso gracias a una maniobra de Mandzukic, que desde la izquierda asistió a la perfección a Kramaric. Una primera parte muy igualada.

La segunda parte fue para Croacia, que durante gran parte de los minutos encerró a Rusia, pero hoy los rusos no dieron la misma imagen que ante España y fueron al ataque.

La prórroga fue el momento de los defensas. Primero Vida, con un cabezazo desde dentro del área se paseó por debajo de las piernas de un central para callar el estadio de Sochi.

Los rusos se vinieron abajo y su seleccionador no paró de animar a sus jugadores e incluso buscó la reacción de la grada a lo Cholo Simeone. Cuando todo parecía perdido, apareció Mario Fernandes para cabecear dentro del área un centro preciso de Dzagoev.

El destino quiso que las dos selecciones se jugaran el pase a las semis en los penaltis. Tanto Rusia como Croacia eliminaron a España y Dinamarca desde los once metros, pero el gato al agua se lo llevó Croacia, que gracias, otra vez, a Rakitic se clasificaron para las semis 20 años después.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments