Buscar

Francia destroza todos los mitos del fútbol moderno: juventud, poca posesión y sin un delantero goleador

16/07/2018 - 9:07
  • Ha sido el cuarto campeón más joven de la historia (26 años y 11 días)
  • Durante todo el torneo ha registrado datos cercanos al 40% de posesión
  • Olivier Giroud no ha marcado ni disparado a puerta en todo el Mundial
Foto: Reuters.

La selección francesa se ha coronado campeona del Mundial 2018 sin apenas haber sufrido grandes problemas a lo largo de todo el torneo. Con un fútbol 'poco vistoso' pero 'atractivo' los de Didier Deschamps han conquistado la segunda estrella para su país. Un estilo que destroza todos los falsos mitos que se habían creado en los últimos años.

Desde 2008, con el triunfo de la selección española en la Eurocopa y la posterior llegada de Pep Guardiola al Barcelona, el fútbol se adentró en una nueva era donde la posesión asumió el papel de protagonista. Los éxitos de 'la roja' y del entrenador español junto al Mundial que conquistó Alemania en 2014, sirvieron de base para sustentar el 'tiki-taka', pero la Copa del Mundo de Rusia ha enterrado este estilo.

Francia se ha convertido en la cuarta selección más joven en ganar un Mundial. Con una media de edad de 26 años y 11 días, el combinado liderado por los Griezmann, Pogba o Mbappé ha evitado la 'falta de experiencia' que se necesita, o necesitaba, para ganar los partidos más importantes.

Además, 'les bleus' registraron en los 90 minutos que duró la final un 39% de posesión. Una falta de balón que los franceses han sabido materializar a la perfección gracias a un bloque sólido atrás y muy rápido a la contra. El dato de control del esférico que marcaron ante Croacia se ha repetido a lo largo del torneo con, por ejemplo el 40% ante Bélgica o el 41% ante Argentina. Es más, las selecciones que más posesión han tenido son las primeras que quedaron eliminadas: Alemania, España y la propia albiceleste.

Para neutralizar la carencia de tener el esférico, Francia ha aprovechado el juego a balón parado. Otra muestra que se vio en la final, donde al descanso con solo un tiro a puerta, de penalti, ya llevaban dos goles y ambos habían sido con la pelota parada.

Por último, es precisamente en los goles donde se halla el dato más 'frío' del campeón. El delantero, supuestamente el que debería ser el gran artífice de los goles, no ha disparado a puerta en toda la competición. Olivier Giroud se va de Rusia sin haber anotado un tanto, tampoco lo ha intentado, pero con la sensación de ser una pieza clave en Francia. Su juego de espaldas y sus ayudas para que Griezmann, Mbappé o Pogba hagan los goles ha sido fundamental en el devenir de su país.

Unos mitos que quedan destrozados y abren la posibilidad de una nueva era en el fútbol. La experiencia, la posesión y el rol de un '9' goleador quedan enterrados en favor del triunfo de Francia.


Comentarios 0