Buscar

Un proyecto por el bien del fútbol, el reto de Alassane Diakité para luchar contra la mafia

3/09/2018 - 10:17
  • Hace 11 años le trajeron a Europa con la promesa de que iba a triunfar en el fútbol
  • Se dio cuenta de que había sido víctima de una estafa y aún sigue pagando la deuda
  • "Si no hacemos algo, dentro de 15 años nadia va a conocer el fútbol", afirma
Más noticias sobre:
Foto: Alassane Diakité.

El fútbol también da de comer a mucha gente que vive estafando a jugadores en la sombra, pero no todos los perjudicados optan por el silencio. Alassane Diakité (Malí, 1991) vivió la experiencia más fatídica de toda su vida cuando apenas tenía 16 años. Un agente de futbolistas le hizo la utópica promesa de llevarle a Francia, donde equipos como PSG y Olympique de Marsella ya le estaban esperando con los brazos abiertos. A cambio, el joven futbolista tenía que pagar previamente unos 3.000 euros en concepto de viajes, alojamiento y servicios prestados.

Le prometieron que iba a ser el nuevo Samuel Eto'o, pero rápidamente se dio cuenta de que era una estafa. Jamás iba a jugar con los clubes prometidos, sino con equipos de barrio donde apenas ganaría dinero. Para colmo, el representante desapareció a los pocos días y las condiciones no hacían más que complicarse en Francia: en dos semanas le caducaba el visado, no conocía a nadie y tampoco quería volver a Malí porque tenía miedo de fallar a toda esa gente que le ayudó económicamente. Con mucha suerte pudo viajar a Madrid para reencontrarse con un primo suyo que le ayudó a resolver las adversidades y a que el Canillas le fichase mientras ejercía de cocinero en un colegio.

Ya han pasado más de 10 años y el destino ha querido recompensar a Alassane con un cambio de vida: "Estoy muy feliz entrenando a niños en Francia, veo que tienen la misma ilusión que tenía yo de pequeño. A todos los que me preguntan, siempre les digo que disfruten todo lo que puedan del fútbol porque serán muy felices".

Pese a que Diakité ha conseguido salir adelante, también reconoce que jamás podrá recuperarse psicológicamente de todo lo que sufrió: "Es una prueba de vida, sigo teniendo mucho dolor y no lo olvidaré nunca. Conozco casos peores que el mío, aunque prefiero no contarlos por respeto a la persona".

Lejos de cruzar los brazos, Alassane lleva bastante tiempo trabajando en un nuevo proyecto para intentar conseguir que el fútbol sea más justo: "Este deporte es profundo y hay muchas cosas que hacer para corregirlo. Quiero crear una asociación para corregir desigualdades, donde podamos reunirnos con la FIFA y plantearles los problemas que hay en el fútbol. Sabemos que no aceptarán todos, pero algunos sí. No tengo miedo y quiero ir hasta el final siempre porque los juzgados están para todos".

De la mano de grandes organismos, Diakité quiere dar a conocer su caso para que nunca más vuelva a pasar algo similar. Uno de los alicientes de este proyecto radica en incluir códigos penales y leyes con sanciones a todos aquellos que no cumplen con lo previsto: "Debemos defender al fútbol y para eso hay que cuidar de la afición. Si no ven un partido de fútbol no se sienten bien, pero la pena es que por ciertas cosas los campos ni se llenan".

Alassane ha rechazado mucho dinero por seguir siendo fiel a sus principios, pero cree que debe ir más allá: "Sé que saldrá bien, pero tampoco quiero desvelar mucho más. Conozco a gente honesta que tiene dignidad para hacer una lucha y rechazar mucho dinero que nos ofrecerán para dejar todo esto". Con confianza y valentía, el maliense quiere mimar el fútbol como se merece.


Comentarios 0