Fútbol

Lopetegui, cien días de dulce transición

Madrid, 21 sep (EFE).- Julen Lopetegui celebrará el día que dirige su séptimo partido oficial como entrenador del Real Madrid, cien días en el banquillo madridista, en los que tras comenzar perdiendo la Supercopa de Europa ha instalado la ilusión en el aficionado blanco por la imagen de equipo trabajado.

Ningún aficionado del Real Madrid se acordó de Cristiano Ronaldo ni Zinedine Zidane cuando salía del estadio Santiago Bernabéu tras el debut en Liga de Campeones ante el Roma. Era el difícil reto de Lopetegui, al que se le medirá a final de temporada con títulos, pero que a corto plazo ha conseguido a base de trabajo y retoques tácticos, formar un bloque unido en el terreno de juego.

Lopetegui llegó en circunstancias poco deseadas al Real Madrid. Centrado en el Mundial 2018, como seleccionador español, nunca pensó que el anuncio del acuerdo con Florentino Pérez para convertirse en técnico blanco tras la gran cita de Rusia fuese a provocar su destitución a dos días del estreno.

Su día más triste, marchándose por la puerta de atrás de un equipo con el que firmó una clasificación impecable y que llegaba como favorito a la corona mundial, enlazó con el más feliz de su carrera al cumplir el sueño de convertirse en entrenador del Real Madrid. El 14 de junio era presentado y le costó contener la emoción.

Desde entonces su labor se mide en el trabajo. Llegó al club con la fama de técnico estudioso, detallista, experto en táctica y tras retomar la compleja herencia de un ganador como Zinedine Zidane, los primeros partidos del nuevo Real Madrid muestran una evolución en imagen de equipo. En el césped se ven jugadores comprometidos, unidos en el esfuerzo, con mayor implicación defensiva en la presión alta y que disfrutan de una mayor posesión del balón.

La responsabilidad de construir un grupo unido para contrarrestar perder al jugador con más pegada del planeta fútbol, Cristiano Ronaldo, lo ha ido consiguiendo Lopetegui en un inicio de curso en el que jugadores como Gareth Bale y Karim Benzema han dado el paso en liderazgo y gol que se les demandaba, Marco Asensio no para de crecer sintiéndose titular y jugadores como Isco o Modric van a más a cada partido.

Sin fichajes de relumbrón para cubrir el adiós de Cristiano, Lopetegui fija en la fuerza del bloque y el compromiso el secreto del éxito. Su inicio fue un golpe que superó con rapidez. La Supercopa de Europa la tenía encarrilada ante el Atlético de Madrid, pero un grave error de Marcelo resucitó al rival y en la prórroga el Real Madrid fue superado. El primer título de la temporada se escapaba y solo cumplir el reto de comenzar fuerte LaLiga Santander evitaría críticas tempranas a su trabajo.

Las victorias contundentes ante Getafe (2-0), Girona (1-4) y Leganés (4-1) instalaron en la cabeza de la clasificación al Real Madrid, que a la cuarta jornada tuvo su primer traspié liguero en su primer partido duro en la competición doméstica, en San Mamés ante el Athletic Club (1-1). El estreno en Liga de Campeones dejó el mejor partido de la 'era Lopetegui', atropellando a un semifinalista como el Roma con un fútbol coral en el que todos brillaron e instalaron el optimismo con juego vistoso (2-0).

"Se me ha hecho muy corto, todo va tan rápido", reflexionó Lopetegui que "centrado en el día a día con entrenamientos y partidos" desconocía que cumple cien días como técnico madridista.

"Trataremos de que sean muchísimos más, ganando partidos. Las notas se ponen a final de temporada, pero al equipo le pongo un 10 en todos los aspectos, sobre todo en actitud, predisposición al trabajo y en querer ser un equipo", argumentó.

Roberto Morales

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin