Buscar

El esperado plus de Lemar

EFE
23/09/2018 - 19:34

Majadahonda (Madrid), 23 sep (EFE).- El francés Thomas Lemar, extremo del Atlético de Madrid, ya es determinante para el conjunto rojiblanco, indispensable para el triunfo en Getafe, en el que dio el esperado plus que se preveía con su fichaje, con un zurdazo que provocó el 0-1 y con la resolución del 0-2 para firmar la victoria.

Majadahonda (Madrid), 23 sep (EFE).- El francés Thomas Lemar, extremo del Atlético de Madrid, ya es determinante para el conjunto rojiblanco, indispensable para el triunfo en Getafe, en el que dio el esperado plus que se preveía con su fichaje, con un zurdazo que provocó el 0-1 y con la resolución del 0-2 para firmar la victoria.

"Cuanto más cerca del arco, seguramente tiene más peligro. Está para dar mucho más de lo que en el inicio nos está dando. De la parte defensiva, del orden, lo está haciendo muy bien. Está claro que crecerá con la confianza, con los partidos y con el entendimiento de los futbolistas que le rodean", decía hace un mes el técnico Diego Simeone, a la espera de una versión más decisiva.

La encontró ya en el Coliseum Alfonso Pérez el fichaje más alto económicamente de la historia del club rojiblanco -le costó 70 millones de euros su traspaso desde el Mónaco este verano-, ubicado de nuevo en la banda izquierda, primero, y en la derecha, después, y certero en sus ocasiones para realzar su adaptación al equipo.

Después de su campeonato del mundo en Rusia 2018 -jugó uno de los siete partidos del torneo con la selección francesa-, acortó una semana sus vacaciones para sumarse ya a la pretemporada, un aspecto importante en cuanto al conocimiento de compañeros, cuerpo técnico y equipo, pero sobre todo para acoplarse a la exigencia táctica.

Ha sido un proceso completado a toda velocidad. "Porque es un chico que quiere crecer, que quiere jugar. Todo jugador que viene acá sabe que tiene que trabajar como equipo, no hay individualidades ni jugadores que no corran. Se quiso adaptar rápido. Lo demuestra día a día, tácticamente trabaja muy bien y se le ve un chico comprometido con el grupo", repasa su compañero José María Giménez.

Su integración a la estructura táctica del bloque rojiblanco, a pesar de las primeras dificultades para la comunicación por el asunto del idioma, ha sido rápida por sus ganas, por sus indudables cualidades, por su propio esfuerzo defensivo, una condición imprescindible para jugar en este Atlético, y por la confianza de Diego Simeone, que le ha alineado en todos los duelos, ya siete.

No en todos como titular, cinco por los dos que entró desde el banquillo -fue suplente en Vigo y en Mónaco-, pero en cada uno ha disputado minutos. Había mostrado detalles, regates, pases, un fabuloso golpeo a balón parado... Pero no había marcado ni goles ni había dado asistencias. Lo primero ya lo hizo este sábado en Getafe.

Aun así, Lemar es más pasador que goleador, según repasa su trayectoria. En el Caen, por ejemplo, logró un solo tanto y dio seis asistencias antes de su salto al Mónaco, en el que el último curso marcó tres dianas y sirvió diez goles a sus compañeros. En ese club en 2016-17 fue su año más productivo: 14 goles y 17 asistencias.

Más allá de esas dos suplencias puntuales, Lemar está reafirmado en el once tipo del técnico por la banda izquierda, su posición de partida, o derecha, a la que se traslada dependiendo el momento del encuentro o la exigencia defensiva de su adversario. Su irrupción nada más llegar en el once del Atlético tiene mucho mérito.

Más aún en esa posición específica en la banda. En los últimos tres años, desde la salida de Arda Turan al Barcelona, sólo Koke se ha afianzado realmente en un costado, además de Saúl cuando ha jugado ahí, aunque lo ha hecho mucho más de medio centro en los últimos dos cursos. A la vez, por esa demarcación han pasado jugadores que o tardaron un tiempo -Yannick Carrasco- o jamás consolidaron su titularidad: Nico Gaitán u Óliver Torres.

Víctor Machín, 'Vitolo', en la actual plantilla, también comprobó la suplencia antes de jugar con más constancia en el once del Atlético. De principio, en enero a su vuelta de una cesión en Las Palmas, sólo disputó cuatro de los primeros 17 encuentros oficiales como titular en su primeros meses con el conjunto rojiblanco.