Buscar

Sánchez Vera: "El Wolfsburgo es el mejor rival para nuestro aprendizaje"

EFE
30/10/2018 - 11:01

Majadahonda (Madrid), 30 oct (EFE).- Del penúltimo entrenamiento antes del duelo ante el Wolfsburgo, el entrenador del Atlético de Madrid Femenino José Luis Sánchez Vera salió satisfecho. En sus pupilas vio intensidad, capacidad de esfuerzo y ese cosquilleo que adorna las grandes citas.

"Por ser competición europea, por el rival y por jugar en casa, con nuestra gente, hay muchos alicientes para que la parte motivacional la tengamos", expuso en una entrevista a EFE.

Ante el campeón de Alemania la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones está prácticamente sentenciada, por el adverso 4-0 de la ida, pero el técnico colchonero sitúa el listón de la exigencia en el más alto lugar. Así es como quiere que su equipo siga recorriendo el camino hacia la elite europea, por eso considera al vigente subcampeón continental "el mejor rival" para que el grupo prosiga su aprendizaje.

- Pregunta (P): ¿Cómo se prepara un partido en el que partirán con una desventaja tan amplia?

- Respuesta (R): Como es un gran rival, el partido se prepara con toda la ilusión del mundo. Tenemos ganas de volver a competir contra uno de los más grandes. Por ser competición europea, por el rival y por jugar en casa, con nuestra gente, hay muchos alicientes para que la parte motivacional la tengamos. La competición nos hace aprender, nos hace crecer y no estamos en disposición de regalar nada. Tenemos ganas de volver a jugar y trataremos de llevarnos el partido. Sabemos que la eliminatoria está complicada. Se nos escapó en detalles de 20 minutos, en los que de verdad fueron tremendamente superiores a nosotras, pero tenemos ganas de que la gente pueda disfrutar con nosotros.

- P: ¿Qué queda del partido de ida?

- R: Dentro de cada parte, aquel partido tuvo muchas partes. En los primeros 10 minutos ellas tienen dos ocasiones clarísimas de Pernille Harder. Nos rompen por dentro y una va al palo y otra se va fuera por poco. A continuación, tuvimos un uno para uno de Ludmila ante la portera, pero en el primer tiempo podemos hablar de un partido más equilibrado. En el segundo, ya no es que el partido se escape sino cómo: en los primeros segundos y en una situación en la que se da un mal despeje de Lola Gallardo, que venía de sacarnos dos balones en la escuadra ante el Manchester City. El cómo fue el gol nos penalizó.

Si a un equipo como el Wolfsburgo le regalas cuatro minutos es capaz de liquidar la eliminatoria. Estuvimos 20 minutos en shock. La lectura positiva es que el equipo después de encajar cuatro tantos consiguió asentarse, tener personalidad, volver a tener el balón y volver a competir hasta el final. Es lo que nos da alas para competir aquí. Somos el Atlético de Madrid y no podemos regalar nada. Que nadie olvide que venimos de eliminar al Manchester City, que era cuarto en el ránking del Bombo 1 en el primer sorteo. Estamos para competir, hemos dado un pasito y nos hemos acercado a los equipos de arriba. Eso está más que demostrado.

- P: ¿Su equipo fue más reconocible ante el Manchester City que ante el Wolfsburgo?

- R: Es diferente. Sabíamos que el City iba a acumular gente por dentro. Era un partido que nos venía bien a nosotras porque iban a jugar con muchísimo pase interior y por dentro nosotros sabemos que tenemos buenas futbolistas y que podíamos robar y que a las espaldas con Ludmila las podíamos hacer daño. El Wolfsburgo es un equipo muy diferente. La gente solo se queda con el resultado de sus partidos, con que gana 5-0, 6-0 y 7-0, pero es un equipo que desde la final de Champions del año pasado no ha recibido un gol. Tiene solidez defensiva y cuatro o cinco jugadoras en la parte de arriba que están entre las diez mejores jugadoras de Europa y que marcan la diferencia. Ante el Wolfsburgo estás en el alambre y cuando el alambre se destensa un poco te penaliza.

Wolfsburgo y Lyon están por encima de ese segundo escalón donde están Manchester City, PSG, Chelsea, Barcelona, Manchester City y donde creo que hoy está el Atlético de Madrid. Este partido y esta eliminatoria deben servir para seguir acercándonos a los grandes. Es el mejor rival para nuestro aprendizaje porque el Wolfsburgo es un equipo que va muy por encima del resto.

- P: ¿Qué les separa del campeón alemán?

- R: Yo creo que hay distancia y ahí ya hablamos un poquito de todo. No solo del factor deportivo sino de apuesta de club. Es un tema institucional, de cultura histórica de club. Hemos estado en Wolfsburgo y tienen una apuesta muy fuerte por el fútbol femenino. Son años de ventaja en cuanto a capacidad de desarrollo de la Liga. El tiempo es lo único que no se compra con dinero.

- P: ¿Y cuánto tiempo le ha dado a usted el club?

- R: Creo que el club es consecuente con el proceso. Esa es la clave del éxito de los últimos años. El Atlético de Madrid no se ha planteado ser campeón de Liga en un año porque trabajar así es complicado. A mí el club no me ha exigido ser campeón de Europa en cuatro años. El Atlético de Madrid quiere ganar siempre, quiere ganar el miércoles y quiere volver a ganar el domingo.

- P: ¿La victoria es posible ante el Wolfsburgo?

- R: Imposible en el fútbol no hay nada. El Wolfsburgo tiene mucho más que perder que nosotros. Ellas están prácticamente clasificadas para cuartos de final y tiene que plantearse qué quieren hacer en Madrid. Sus victorias por 7-0 son su forma de mostrar respeto al rival. Para llegar a un cruce ante el Olympique de Lyon, como el año pasado en la final, durante todo el año tienen que competir y es un aliciente. Nosotros nos ponemos de ejemplo el Wolfsburgo por cómo compite en Liga. Viene de ganar al Werder Bremen por 0-7 y al Bayern de Múnich le hizo 6. Eso te demuestra su capacidad competitiva. Es el pasito que tenemos que dar nosotras.

- P: ¿Los números del Atlético de Madrid en Liga son el reflejo de esa exigencia?

- R: Estamos siendo ultraexigentes con las chicas. Queremos dar un pasito y el único camino es no regalar nada. Da igual que sea un partido de Liga, de Copa o de Champions. Los números en Liga se dan porque estamos haciendo muchísimas cosas bien. Hemos dado un giro radical. Hemos mostrado una identidad de lo que quiere ser el Atlético de Madrid en los próximos años. Las futbolistas lo han entendido y les gusta esta capacidad ofensiva y competir con pasión siempre. El arranque de Liga es prometedor.

- P: ¿e una evolución con respecto al año pasado?

- R: Si mañana jugamos un partido de Champions es porque en los dos últimos años (con Ángel Villacampa como entrenador) se han hecho las cosas muy bien. El equipo viene de ganar dos Ligas, perdiendo un solo partido, y eso es dificilísimo. Lo que ha podido cambiar es el modelo. La secretaría técnica ha empezado a buscar otro perfil de futbolista porque ha querido dar ese salto de competir en España y fuera de España. Hacia eso vamos.

- P: En verano se marcharon jugadoras que eran importantes para el equipo y la respuesta no fue solo fichar a grandes jugadoras sino apostar con valentía por jugadoras más jóvenes, como Laia Aleixandri.

- R: Era un ciclo que terminaba. Había futbolistas que quisimos renovar, pero ellas prefirieron cambiar de aires. Es respetable. Eso ha permitido que otras futbolistas entraran en el 'once', pero a Laia Aleixandri no la he colocado yo. Se ha colocado ella sola, porque está a un nivel espectacular. Es una futbolista con una proyección importante ya no dentro del club sino del fútbol español. Tiene una capacidad de liderazgo, de trabajo y de aprendizaje tremenda. Este miércoles no puede jugar por sanción, pero está trabajando para volver a entrar el domingo. Es una futbolista de seguimiento a nivel nacional, con total garantía de que va a ser la central titular de la selección española absoluta, eso seguro.

- P: ¿Su mejora y la de todas sus jugadoras pasa por partidos como los de este miércoles?

- R: Sí. En estos tres meses habremos tenido la oportunidad de medirnos dos veces con el Wolfsburgo y otras dos con el Manchester City. En pretemporada jugamos en San Sebastián contra el Paris Saint-Germain y el Fortuna. Durante la temporada nos mediremos con el Barcelona. Ese es el camino para aprender y seguir dando saltitos. El otro día en Wolfsburgo, durante esos 20 minutos de shock, la sensación era de que eran motos. La toma de decisiones y la capacidad técnica marca la diferencia, en fútbol masculino y en fútbol femenino. Esa es la diferencia entre Pernille Harder y Amanda Sampedro. Harder lleva ocho años jugando 10 o 12 partidos de ese nivel competitivo durante el año. Nosotros jugamos 6 u 8.

- P: ¿La mejora debe pasar por fichar a jugadoras como Pernille Harder, Ewa Pajor o Alexandra Popp o puede pasar por las jugadoras que tiene a su disposición actualmente?

- R: Hoy hablábamos, por ejemplo, de la posibilidad de incorporar jugadoras en Navidad y no queremos incorporaciones. Es importante que el club empiece a conseguir la continuidad de las futbolistas que tiene. En un verano complicado para el primer equipo femenino, por la importancia que tenían las futbolistas que han salido, hemos conseguido suplir las bajas con jugadoras de muchísimo nivel. El club debe ser comprador y no vendedor. Cada año hay puntos de mejora, hablando de la plantilla y del cuerpo técnico. El camino hay que enriquecerlo. Esa competencia sana, deportiva y de máximo nivel está clara. Si me dejan fichar en verano, yo no necesito seis futbolistas. Con dos o tres matices la plantilla vuelve a tener un nivel competitivo muy alto.

- P: ¿Quiénes serían esas tres futbolistas que ficharía?

- R: Jennifer Hermoso, Silvia Meseguer y Amanda Sampedro. Y seguimos con Lola Gallardo, etcétera... Esas son las mías, que me dejen a las que yo tengo.

Lucía Santiago