Buscar

El Roma y el extraño caso del Doctor Jeckyll y Mr Hyde

EFE
25/11/2018 - 11:03

Roma, 25 nov (EFE).- El Roma, próximo rival del Real Madrid en la Liga de Campeones, está viviendo una temporada marcada por las contradicciones, con un rendimiento brillante en Europa y muy decepcionante en el torneo liguero, lo que le convierte en un equipo que evoca al "Extraño caso del Doctor Jeckyll y Mr Hyde" del escritor escocés Robert Louis Stevenson.

Sin tener nada que ver con los estudios de los trastornos del ánimo humano y centrándose únicamente en el aspecto del rendimiento deportivo, en el comienzo de temporada el Roma mostró dos actitudes notablemente distintas dependiendo de la competición.

Cuando suena la música de la Liga de Campeones, el conjunto del técnico Eusebio Di Francesco se ha convertido en una apisonadora en los últimos dos meses, al triunfar por goleada contra el Viktoria Plzen (5-0) y al arrollar 3-0 al CSKA Moscú en casa y revalidar su triunfo también en tierras rusas con un valioso 2-1.

Con la derrota 0-3 del estreno contra el Madrid en el Santiago Bernabéu ya olvidada, el Roma encara el cruce con el equipo madridista del próximo martes con la posibilidad de hacerse con el pase de ronda matemático a octavos y encarrilar, en caso de triunfo, la primera plaza.

Las noches europeas despiertan el hambre de goles y gloria de un Roma que, tras alcanzar el curso pasado unas históricas semifinales, realiza prestaciones de alto nivel, empujado por el bosnio Edin Dzeko, máximo artillero del torneo con más goles que partidos (5 en 4).

Sin embargo, la brillantez, el ritmo y la seguridad con la que sale al césped el Roma en la Champions da paso a un equipo inseguro, gris y muchas veces falto de determinación en la Serie A (Primera División).

La derrota sufrida el sábado en el campo del Udinese (0-1), decidida por un golazo del argentino Rodrigo De Paul, fue la cuarta de una campaña en la que también empató cuatro veces y en la que solo sumó cinco triunfos.

"Nos faltaron ganas y determinación, quizás sea una cuestión de carácter. No podemos controlar el partido 60 minutos y luego recibir un gol desde un saque de banda a cuarenta metros de la portería", dijo Di Francesco en la rueda de prensa posterior al partido.

"Dije que el partido más importante era el de este sábado (y no contra el Madrid). Estoy enfadado porque lo hemos encarado con la actitud correcta, pero nos faltó determinación, y eso marca la diferencia. Hicimos nuestra prestación como identidad de equipo, pero al final hemos perdido otra vez", agregó fastidiado.

El equipo de Di Francesco quedó sexto en la clasificación, a tres puntos de la cuarta posición y con un partido más con respecto al Lazio y al Milan, que le preceden en la tabla y que pelean con los "giallorossi" por un billete para la próxima Liga de Campeones.

La actitud mostrada en el partido de Udine ya se había producido, aunque de una manera aún más negativa, en los partidos perdidos contra el Bolonia (0-2) y el Spal de Ferrara (0-2), lo que mantiene alta la alarma.

Más allá de la diversidad de resultados entre Europa y competición doméstica, cuyas explicación más evidente puede ser una distinta carga de motivación, el Roma buscará este martes regalarse otra gran noche europea, con el deseo de que un buen resultado abra el camino para un cambio radical en su rendimiento liguero.

En el último año, en el Olímpico ya perdieron por goleada el Chelsea (3-0), el Barcelona (3-0) o el Liverpool (4-2), y el conjunto capitalino espera agregar el martes otra víctima a su brillante lista.