Buscar

El Sevilla sólo ha superado a uno de sus cinco rivales italianos

EFE
17/12/2018 - 14:30

Sevilla, 17 dic (EFE).- El Sevilla, que ha quedado emparejado con el Lazio italiano en los dieciseisavos de final de la Liga Europa, sólo ha superado a uno de los cinco rivales transalpinos con los que se ha medido, si bien presenta un balance equilibrado en las dos eliminatorias directas que ha dirimido.

El Parma, en los octavos de final de la Copa UEFA 2004-05, fue el primer rival italiano con el que los sevillistas se vieron las caras en su andadura europea, contra el que cayó tras empatar a cero en el Ramón Sánchez Pizjuán e inclinarse en el feudo parmesano a causa de un solitario gol de Dessena.

La única vez que el Sevilla ha eliminado a un equipo de la Serie A fue en la semifinal de la Liga Europa 2014-15, cuando los jugadores dirigidos por Unai Emery vencieron al Fiorentina tanto en el estadio del barrio de Nervión (3-0, con un doblete de Aleix Vidal y un gol de Gameiro) como en Florencia (0-2, con tantos de Bacca y Carriço).

Los sevillistas se han medido en otros seis partidos de competición continental con rivales italianos, en cuatro de ellos frente al Juventus en la fase de grupos de la Liga de Campeones de las temporadas consecutivas 2015-16 y 2016-17.

En la primera cayó eliminado tras caer en Turín (2-0, marcaron Morata y Zaza) y ganar en Sevilla (1-0, gol de Fernando Llorente), mientras que en la segunda se clasificó por detrás de la 'Juve' al empatar a cero en Italia y perder en casa (1-3, Pareja adelantó a los locales, pero remontaron los goles de Marchisio, Bonucci y Mandzukic).

La única de las diez finales continentales que el Sevilla perdió frente a un rival extranjero fue la Supercopa 2007 en Mónaco (3-1) y contra un conjunto italiano, el Milan, que remontó el gol inicial de Renato con tantos de Filippo Inzaghi, hermano de Simone -actual entrenador del Lazio-, Jankulovski y Kaká.

Otra eliminación del Sevilla en Italia sucedió en la última jornada de la fase de grupos de la Copa UEFA 2008-09, disputada a partido único, cuando un punto en el campo del Sampdoria le bastaba para asegurar su pase, pero se inclinó por la mínima (gol de Bottinelli), lo que dio la clasificación a los genoveses.