Buscar

Messi y el Barcelona refuerzan su euforia; el Real Madrid frena su declive

EFE
13/01/2019 - 23:00

Madrid, 13 ene (EFE).- Messi alcanzó su gol 400 en LaLiga Santander que apunta otra vez el Barcelona, que agrandó su estado de euforia con su sexta victoria seguida, al término de la primera vuelta que cerró el Real Madrid con su primera victoria de la competición en el 2019 para sosegar su declive.

El cuadro azulgrana, que presumió especialmente de pegada para sentenciar al Eibar, cerró el tramo del torneo con cinco puntos de renta respecto al Atlético Madrid, que volvió a ganar por 1-0 y que es el único empeñado en mantener el ritmo del campeón y evitar un final de campeonato especialmente prematuro.

Porque el Sevilla se despeñó en Bilbao y el Real Madrid está lejos, con una desventaja de diez puntos para ambos que les condena a aspiraciones menores. Nunca perdió una Liga el Barcelona cuando cerró la primera vuelta como líder y con esta diferencia.

Aún así, el conjunto de Ernesto Valverde, con Philippe Coutinho en su once inicial, cerró la jornada con una victoria sin brillo ante el Eibar, que se marchó del Camp Nou de vacío, con tres goles en contra y la novena derrota en su mochila en otras tantas citas con el equipo catalán.

La imagen del Eibar fue digna pero insuficiente ante la pegada de Luis Suárez, que hizo dos de los goles. Marcó también Messi, que ya lleva 400 en los 435 partidos que ha jugado en Primera. El argentino, que acumula ocho en los cinco partidos recientes, es el máximo anotador histórico de la competición.

El Real Madrid salió del Benito Villamarín con los tres puntos pero no con mejores sensaciones. Frenó su sangría gracias a un gol de Dani Ceballos a falta de dos minutos para el final (1-2). Santiago Solari, que dejó sin minutos otra vez a Isco Alarcón, afrontó el compromiso lastrado por las bajas y con un sistema nuevo que le puso a merced de su rival. Aunque al final la pegada y los goles de Ceballos y Luka Modric le dieron la victoria ante un Betis ineficaz a pesar de su posesión.

El segundo peor Real Madrid del siglo XXI en cuanto a puntuación, desplaza al Alavés de la cuarta plaza e iguala en la tercera con el Sevilla, al que recibe la próxima jornada.

El Atlético Madrid sigue a lo suyo. Beneficiado por el traspié del Sevilla en San Mamés se consolidó como el único capaz de cuestionar el dominio de la competición al Barcelona. Con un gol de penalti de Antoine Griezmann encontró el premio a su ambición y a la insistencia frente el Levante, que resistió sólo una hora.

El equipo de Diego Pablo Simeone transita por una de sus mejores temporadas en cuanto a números. La quinta victoria seguida en el Wanda y la decimosexta jornada sin derrota, mantienen al Atlético a cinco puntos del Barcelona. Los mismos con los que supera al Sevilla.

Mientras, tres derrotas y dos empates resumen el recorrido reciente del Levante, que apenas inquietó al Atlético aunque dispuso de una ocasión, casi la única, que desbarató como siempre Jan Oblak para mantener, otra vez, su meta intacta.

Se aleja el Atlético Madrid del Sevilla, que se desinfla. Dos puntos de nueve es el único botín que acumula el conjunto de Pablo Marchín, que pierde argumentos y opciones cada jornada.

Se marchó de vacío de San Mamés para asumir que sus miras están al margen de la carrera por el campeonato. Sucumbió el Sevilla ante el renacido Athletic (2-0), que disfrutó de la explosión de Iñaki Williams que sentenció a su rival con un doblete después de dos años sin marcar en liga en San Mamés.

El Sevilla, que solo ha ganado uno de sus seis últimos encuentros en LaLiga, pierde de vista la parte alta mientras le recortan la ventaja los que vienen por detrás. El Alavés, que empató en Girona, está a un punto y ya ha sido cogido por el Real Madrid, al que visita el próximo fin de semana.

Gaizka Garitano ha resucitado al Athletic, invicto en Liga desde que sustituyó a Eduardo Berizzo. Suma 11 puntos de 15 posibles en los cinco partidos disputados. Los mismos que totalizó el técnico argentino en los catorce que dirigió.