Buscar

Alta representación del Partido Comunista de Cuba en exequias del cardenal Ortega

AFP
28/07/2019 - 23:17

Tres altos dirigentes cubanos, también miembros del selecto Buró Político del gobernante Partido Comunista (PCC, único), asistieron este domingo en la Catedral de La Habana a las honras fúnebres del cardenal Jaime Ortega, artesano del histórico pero efímero acercamiento con Estados Unidos en 2014.

A la misa de exequias dirigida por el Arzobispo de La Habana, Juan de la Caridad García, acudieron los vicepresidentes del gobierno Salvador Valdés y Roberto Morales, así como el presidente de la Asamblea Nacional (parlamento), Esteban Lazo, entre otros funcionarios del Partido oficialista y del gobierno cubanos, constató la AFP.

El líder del PCC, Raúl Castro, y el presidente cubano, Miguel Díaz, Canel, quien se encuentra en Venezuela participando en la sesión de clausura del Foro de San Pablo, enviaron ofrendas florales para honrar al cardenal, fallecido el viernes en La Habana a los 82 años.

Ortega, quien lideró la Iglesia cubana por 35 años hasta 2016, iba a ser sepultado este domingo en el Panteón de los Obispos del cementerio de Colón, en una ceremonia privada, según fuentes del clero local.

En un mensaje de condolencias enviado el sábado, el papa Francisco definió a Ortega como un hombre que "sirvió a la Iglesia y a sus hermanos en los diferentes encargos que la providencia le confió".

Investido cardenal a los 58 años por el papa Juan Pablo II, Ortega fue artífice de tres visitas papales a la isla, la del religioso polaco en 1998, la de Benedicto XVI en 2012 y la de Francisco en 2015.

El cardenal cubano ejerció como facilitador de las conversaciones secretas con Estados Unidos, que condujeron en 2014 al histórico deshielo entre los dos países tras medio siglo de enemistad y enfrentamiento político, un proceso que entró en retroceso con la llegada al poder de Donald Trump en 2017.

Tras la visita de Juan Pablo II y bajo la tutela de Ortega, la Iglesia cubana cambió la confrontación por el diálogo y se convirtió, sin dejar de ser crítica, en el único interlocutor del gobierno comunista y mediador en la liberación de presos políticos, incluidos 52 opositores del grupo de los 75 condenados en 2003.

Para saludar las visitas papales de 2012 y de 2015, el entonces presidente Raúl Castro indultó a unos 6.500 presos, casi 3.000 en ocasión de la llegada de Benedicto XVI y 3.522 para la de Francisco.

rd/llu