Global

Gibbs cae en el US Open tras su mayor victoria contra el cáncer

Nicole Gibbs perdió ante la campeona del Wilmbledon, Simona Halep, este martes en el US Open, pero fue una derrota que en nada opaca su más grande victoria: la del cáncer.

La estadounidense de 26 años fue sometida a una cirugía en mayo para tratar un tumor en las glándulas salivales y luchó con todo para clasificar al último Grand Slam del año, en Nueva York.

Perdió en la última ronda de la qualy pero terminó entrando en el torneo como una 'lucky loser' (perdedora afortunada) luego que una de las jugadoras del cuadro principal abandonara.

No le tocó un rival nada fácil: Halep viene de despachar hace un mes a la 23 veces ganadora de Gran Slams Serena Williams en la final de Wimbledona.

Gibbs, 135 del ranking mundial después de una larga ausencia, forzó un tercer set pero al final se conformó con una victoria moral de mayor magnitud.

"Siempre he sabido que soy una luchadora", dijo Gibbs. "Pero haber recorrido este camino de los últimos meses y caer en (la cancha Louis) Armstrong jugando contra una de las mejores... creo que eso realmente me refuerza".

"Esto me ha inspirado mucho y lo tendré presente lo que queda de mi año y de mi carrera de tenista", añadió la tenista, que ahora ve el deporte con otros ojos.

"Creo que tengo una nueva perspectiva, de que no es vida o muerte en la cancha", dijo Gibbs. "Es un privilegio estar en una cancha así contra una jugadora así. Sólo estaba tratando de absorber el momento".

- Inspiración -

Un dentista fue quien le descubrió el tumor en la parte alta de su boca y decidió hacer una biopsia, que mostró signos de cáncer.

"Definitivamente, me sorprendió", recordó. "Me habían dicho que no me preocupara por la biopsia. Pensaron que iba a ser benigno. Estaba nerviosa, pero no esperaba que fuera a ser canceroso".

Al enterarse llamó a su prometido. "Me desmoroné (...), estábamos muy asustados".

Después de la operación, Gibbs tuvo que descifrar la importancia del tenis en su vida durante esas tensas semanas en su lucha contra el cáncer.

"Quería ver qué lugar ocupaba el tenis en todo esto, si me preocupaba volver a la cancha o si debía concentrarme en mi salud, tenía que encontrar un equilibrio", señaló. "Me tomó un poco de tiempo darme cuenta que necesitaba cuidarme primero como persona y luego como atleta".

"Ese fue uno de los mayores desafíos para mí", continuó. "Sólo espero que haya alguien que esté pasando por un momento difícil que pueda inspirarse en esta experiencia, que sienta que tal vez pueda convertirlo en algo realmente positivo como yo lo hice".

js/mw/jt/ma

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin