Buscar

El perro de agua portugués, de los grandes descubrimientos a la Casa Blanca

AFP
26/02/2009 - 20:54

Elegido por la familia Obama para entrar en la Casa Blanca, el perro de agua portugués cuenta ya con un pasado glorioso, asociado a los descubrimientos marítimos del Renacimiento o embarcado a bordo de la Armada Invencible, antes de verse amenazado de extinción.

"¡Hace más de 500 años que estos perros participan en los grandes momentos de la humanidad!", subraya con énfasis Hugo Oliveira de la Asociación para la protección de perros de agua, para nada sorprendido por esta recuperación de celebridad de esta raza con historia, sobre la cual, asegura, "se podría escribir un libro".

De tamaño medio, 50 cm de alto para 25 kg, la futura mascota presidencial estadounidense existe en tres colores (negro, marrón o blanco) y con dos tipos de pelo (ondulado o rizado).

Descubierto, según los expertos, varios siglos antes de Cristo en la península ibérica por los romanos que lo describieron como "canis piscator" (perro pescador), el perro de agua portugués tiene habilidades marítimas gracias a una membrana digital más desarrollada que la de las demás razas.

Capaz de sumergirse a varios metros de profundidad, también puede nadar entre los barcos con cualquier tiempo atmosférico, por lo que se convirtió a partir del siglo XV en el compañero fiel de los grandes navegadores portugueses y el mensajero ideal de la flota del Imperio.

Hasta tal punto que, en 1588, cuando la Armada Invencible de Felipe II, entonces rey de España y de Portugal, fue destruida por la marina inglesa, la mitad de los barcos ibéricos tenían entonces a bordo perros de agua portugueses.

En las costas del Algarve, en el sur de Portugal, el "canil algarborium" ha sido siempre el aliado de los pescadores locales, para recuperar el pescado o las redes de pesca perdidas, detectar la presencia de tiburones o vigilar los barcos en tierra.

Con la caída de la pesca tradicional, los perros de agua se quedaron sin trabajo a principios del siglo XX y su número empezó a disminuir hasta convertirse en los años 70 en el "perro más escaso" del mundo en el libro Guiness de los Récords, según recordaba recientemente la prensa portuguesa.

Desde entonces, la raza ha sido promocionada por apasionados del sur de Portugal, pero también en Estados Unidos, donde es utilizado por su dulzura y su extrema obediencia en programas terapéuticos para niños.

alc/ai/eaf/at/erl