Global

Muerte de Bongo reabre debate sobre turbios lazos con políticos franceses

La muerte de Omar Bongo, figura histórica de la llamada "Franciáfrica", reabrió el debate sobre las turbias relaciones de la clase política francesa con el continente africano, en especial en torno a las acusaciones de financiamientos ocultos.

Bongo, quien gobernó su país durante 41 años, conoció a todos los presidentes de de la V República francesa, desde Charles de Gaulle a Nicolas Sarkozy y al principio de su carrera "fue agente francés", según Comi Toulabor, director de investigación en el Centro de Estudios de Africa Negra de Burdeos (suroeste).

El ex presidente francés Valéry Giscard d'Estaing (1974-1981) rompió el martes el silencio que rodea el tema de los financiamientos ocultos, al afirmar que el presidente gabonés financió en 1981 la campaña presidencial de Jacques Chirac, quien se presentaba contra él en la primera vuelta.

Giscard, quien gusta hacer puyas a Chirac, dijo que llamó a Bongo y le dijo: "Usted apoya actualmente la campaña de mi rival", a lo que Bongo, tras un un corto silencio, le respondió, "!Ah, usted lo sabe!". El ex mandatario dijo que "a partir de ese momento rompí relaciones personales con él".

El intento de reelección de Giscard fue luego afectado por el escándalo de los diamantes recibidos de parte del dictador centroafricano Bokassa y fue derrotado por el socialista François Mitterrand.

La oficina del ex presidente Chirac no reaccionó a una pregunta sobre las declaraciones de Giscard d'Estaing.

El especialista Comi Toulabor dijo que las acusaciones de Valéry Giscard d'Estaing contra Chirac no son "sorprendentes". "Es algo que se sabe desde hace mucho tiempo, pero es difícil de probar", añadió.

Según el experto, Bongo dijo con frecuencia que si quería destruir a la clase política francesa, lo podía hacer, y "hasta su muerte, e incluso después, no se ha escuchado a un solo político francés criticarlo".

El ex ministro del Interior Charles Pasqua, también figura de la llamada "Franciáfrica" y quien fue absuelto en el caso Elf de financiamientos ocultos que tenía ramificaciones que llegaban a Gabón, dijo que los financiamientos son "fantasmas" y que Bongo "tenía amigos en la izquierda y la derecha", a "nivel de presidentes de la República".

En general, los hombres políticos franceses cubrieron de elogios al difunto líder gabonés, salvo algunas excepciones.

La recién elegida diputada ecologista por Europa-Ecología Eva Joly, ex juez del caso Elf y aborrecida por Bongo, denunció el mal gobierno gabonés y aseguró que el fallecido presidente "estuvo al servicio de los intereses de Francia y de los hombres políticos franceses".

Por su parte, el presidente francés Nicolas Sarkozy, quien prometió romper con la llamada "Franciáfrica", recibió a Omar Bongo en el Elíseo tres semanas después de su elección, pero antes tuvo la cautela de que su primera entrevista con un jefe de Estado africano fuera un día antes, con la presidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf.

Bongo decía abiertamente que Sarkozy lo llamó la misma noche de su elección como presidente de Francia.

Sarkozy en principio debería assistir al sepelio de Omar Bongo. Según colaboradores del mandatario francés "sería difícil no ir pues estarán todos los jefes de Estado africanos".

La muerte de Bongo fue anunciada el lunes en Barcelona (noreste de España) por el primer ministro gabonés Jean Eyeghe Ndong, en un mensaje entregado a la prensa a las puertas del hospital Quirón.

Los restos de Bongo, que falleció a los 73 años a raíz de un cáncer intestinal, serán repatriados a Libreville el viernes y el funeral oficial será realizado antes del lunes próximo.

Un favorito para suceder al mandatario fallecido es su hijo Ali Ben Bongo, ministro de Defensa y quien lanzó llamados pidiendo la calma en su país.

so/cgd/cls/dp/eg/arz

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin